Los cuatro pilares de la inversión

Por Inversor Novel



“Los cuatro pilares de la inversión: fundamentos para construir una cartera ganadora” de William Bernstein (Editorial Deusto) se trata de un libro clásico de inversión.

Sin embargo, sus mensajes siguen siendo muy actuales hoy en día.

El libro se estructura en cuatro partes o pilares de la inversión (la teoría, la historia, la psicología y los negocios) que vamos a ver a continuación.




Pilar 1. La teoría de la inversión

Los puntos que trata en este apartado son: 1) definición y origen de la rentabilidad, 2) la diferencia entre acciones de valor y de crecimiento, 3) la rentabilidad de las acciones y de los bonos.

Otro apartado que resulta muy interesante es la que dedica a los fondos de inversión de gestión activa y cómo la mayoría de los gestores son incapaces de batir al mercado.

También hace hincapié en cómo la mayoría de los fondos de pensiones soberanos tienen cada vez más gestión pasiva dentro de sus inversiones y cómo han ido disminuyendo paulatinamente la proporción de gestión activa.

El autor apunta que si invertimos en fondos de gestión activa, no deberíamos esperar resultados mucho mejores que el mercado en general. Esto se debe a que la rentabilidad que obtienen estos fondos de inversión raramente supera al mercado por un tiempo prolongado.


Warren Buffet y Peter Lynch

Dedica un apartado especial a dos de los más famosos inversores en valor de la historia. Sin embargo, el autor apunta algunas objeciones sobre la consistencia en las altas rentabilidades que han obtenido.

Por otro lado, Bernstein señala que la gran mayoría de gestores de fondos no se acercan a los resultados extraordinarios obtenidos por estos dos inversores.


Los costes importan

En este apartado desgrana la naturaleza de los costes de los fondos de inversión de gestión activa. En este sentido, señala hasta cuatro capas de costes que muchas veces permanecen ocultas al partícipe y que restan rentabilidad.

Por otro lado, realiza una comparación de estos costes entre fondos de diferente tamaño de capitalización (grande, pequeña y mediana) y emergentes. En estos últimos señala que existe un gran porcentaje de comisiones, muchos de los cuales son muy difíciles de detectar.


Los fondos indexados

En este apartado el autor defiende la utilización de fondos indexados de gestión pasiva para obtener una buena rentabilidad a largo plazo. Los bajos costes así como invertir en todas las empresas y sectores suele ser la mejor estrategia para invertir con menos riesgo.


La asignación de activos

Este es un aspecto muy importante para obtener buenas rentabilidades y controlar el riesgo. El autor hace un repaso a aquellos activos que tienen más riesgo, es decir las acciones y sus diferentes tipos (de valor, crecimiento, de pequeñas empresas, de países emergentes, etc.) así como de aquellas con menos riesgo (bonos a corto plazo, etc.).

“Los cuatro pilares de la inversión” también comenta el hecho de tener una parte de la inversión asignada al sector inmobiliario y a los metales preciosos aunque siempre en bajas proporciones.


Pilar 2. La historia de la inversión

En este pilar nos recuerda que para prepararnos para el futuro lo mejor es conocer el pasado. Como dijo George Santayana, “aquellos que no pueden recordar el pasado están condenados a repetirlo”.

Esta parte se inicia recalcando la importancia que tiene la innovación y la tecnología en el avance de la civilización y de la economía de los países.

Posteriormente hace un repaso a las primeras burbujas bursátiles de la historia como fue la aparición de compañías de inmersión “cazatesoros” en el siglo XVII y la famosa South Sea Company donde invirtió Isaac Newton a principios del siglo XVIII.

En este apartado destaca el hecho de que las innovaciones tecnológicas pueden ser una buena inversión al principio, pero luego se puede diluir su efecto. De esta manera, los que salen verdaderamente beneficiados de tales avances serán los usuarios, como ocurrió con la aparición del ferrocarril en el siglo XIX.

Y claro, en este apartado no podía faltar una alusión al crac bursátil que tuvo lugar en octubre de 1929 y las consecuencias que padecieron tanto el público inversor como la sociedad en general.

También nos cuenta cómo gracias a este crac el mercado bursátil norteamericano se fue regulando para no cometer los mismos errores en el futuro.

Igualmente no podía dejar de mencionar a Benjamin Graham, autor del Inversor Inteligente quien trabajaba en ese momento en Wall Street.

Tras este desastre económico, este inversor se dedicó a divulgar un mensaje mucho más riguroso sobre el mundo de la inversión y su diferencia con la especulación.

Hacia el final de este apartado encontramos un párrafo para reflexionar y tener en cuenta si queremos llegar a ser buenos inversores:

”Y por último la lección más provechosa que podemos aprender de la historia de los ciclos de auge/declive es que en épocas de desatado optimismo la rentabilidad futura desciende hasta su mínima expresión, y en cambio, cuando las cosas van terriblemente mal, la rentabilidad futura registra las cotas más altas. Dado que el riesgo y la rentabilidad son dos caras de la misma moneda las cosas no podrían ser de ningún otro modo”

William Bernstein




Pilar 3. La psicología de la inversión

Ya hemos visto cómo la inteligencia de Isaac newton no supuso ninguna ventaja a la hora de invertir. Por ello, no podemos confiar plenamente en nuestra inteligencia ya que en las inversiones influye mucho más la psicología.

Según Bernstein, algunos errores relacionados con la psicología que cometen los inversores son los siguientes: la mentalidad gregaria, el exceso de confianza, centrarse en lo reciente, la necesidad de entretenimiento, la aversión miope al riesgo, la falsa idea de que a las grandes empresas les corresponden acciones rentables, la contabilidad mental y la búsqueda inútil de patrones.


Pilar 4. El negocio de la inversión

En este apartado de hace un repaso a los intereses que tienen todos los actores que participan en el mundo de la inversión.

Quizás el mensaje más importante de esta parte sea que la mayoría de las veces el interés del inversor va contra el interés de los propios fondos o las empresas de corretaje. Estos se refleja en el aumento de los costes o comisiones que se cargan al inversor.

“Los cuatro pilares de la inversión” también hace una mención especial a los medios de comunicación: televisión, prensa, Internet. Básicamente recomienda no hacer caso a las noticias que nos puedan llegar ya que como inversores no nos sirven de nada. En realidad, según Bernstein, el funcionamiento de los mercados no tiene nada de novedoso.


Capítulos finales del libro

Hacia el final del libro, trata de dos cuestiones que me han parecido muy interesantes.

La primera es sobre la cantidad de dinero que necesitaremos para jubilarnos. Recalca la importancia del ahorro bajo cualquier circunstancia ya que será lo único que podemos asegurar ante los vaivenes del mercado.

En este sentido, nos recuerda asimismo el periodo de 20 años cuando las acciones no tuvieron ninguna rentabilidad, ni positiva ni negativa.

La segunda cuestión, es la asignación de activos y cómo su diseño puede influir en el riesgo y la rentabilidad que podemos esperar a largo plazo. Para ilustrar mejor el efecto de la asignación de activos, proporciona tres ejemplos muy diferentes de inversión.

Finalmente, dentro de este apartado nos habla de dos estrategias principales para poner en práctica esta asignación de activos, el Dollar Cost Averaging que ya hemos visto en el blog y el Value Averaging.


Conclusión

“Los cuatro pilares de la inversión” se trata de un libro que se puede considerar ya clásico e influyente sobre finanzas.

Los mensajes y lecciones sobre inversión que nos transmite siguen siendo válidos hoy en día.

Es cierto que algunas páginas del libro pueden resultar un poco densas, pero en mi opinión no suponen un obstáculo para disfrutar de su lectura.

Por otro lado, habría que recalcar que está muy bien documentado incluyendo numerosas referencias.

En definitiva, se trata de una lectura imprescindible para todo aquel que quiere iniciarse en la inversión, particularmente a través de fondos indexados.

En las páginas de este libro verás la utilidad de esta manera de invertir y cómo a largo plazo se pueden conseguir unos resultados bastante positivos.

Hasta pronto.

IN

PD: si te interesa este libro puedes consultar su precio y comprarlo aquí.