Precio medio ponderado: inversión en piloto automático




La estrategia del precio medio ponderado (en inglés Dollar Cost Averaging o DCA) representa una de las técnicas más conocidas de inversión ya que permite de una manera muy simple reducir el riesgo especialmente en inversiones que conllevan una elevada volatilidad.

Por esta razón es muy utilizada a la hora de invertir en bolsa, esto es, con cualquier producto en renta variable, ya sean acciones o a través de fondos de inversión.

Esta técnica es en realidad una manera de reconocer nuestra incapacidad para adelantarnos a los movimientos imprevisibles del mercado a corto plazo, evitando así lo que se denomina market timing.

En definitiva el precio medio ponderado es una estrategia muy válida para un inversor particular que no quiere asumir demasiado riesgo sin renunciar a una rentabilidad razonable a largo plazo.




En qué consiste el precio medio ponderado

“El verdadero medio de ganar mucho consiste en no querer nunca ganar demasiado”

Fénelon (1651-1715) Escritor y teólogo francés



El precio medio ponderado o promediar el coste de adquisición es una estrategia de inversión muy sencilla que simplemente consiste en comprar periódicamente una determinada cantidad de participaciones o acciones con la misma cantidad de dinero, independientemente del precio.

La periodicidad con la que invertimos puede ser mensual, trimestral, semestral o anual según nuestras preferencias.

Hay que destacar que se puede realizar de manera automática en la mayoría de plataformas online.

De esta manera, cuando el mercado está muy caro entonces compramos menos acciones o participaciones de nuestro fondo y cuando el mercado está barato entonces compramos más.

Por esta razón conviene no dejar de comprar en periodos bajistas del mercado. Para nuestra inversión es como si hubiera rebajas

Además, si invertimos a largo plazo vamos a reducir el riesgo de la inversión.


Ejemplo de precio medio ponderado

La mejor manera de ver cómo funciona el precio medio ponderado (o dollar cost averaging, DCA) es a través de un ejemplo.

Imaginemos que vamos a invertir el día 1 de los doce meses del año, 200 euros para comprar participaciones de un fondo indexado que replica el índice Start101 (es un índice inventado).

Resulta que vamos a empezar nuestra inversión el día 1 de enero cuando el valor liquidativo (VL) de cada participación es de 10 euros. Es decir, con 200 euros vamos a comprar 20 participaciones.

Luego el 1 de febrero seguimos haciendo lo mismo pero resulta que el índice se ha venido abajo y el índice Start101 ha perdido un 20%.

Ahora cada participación tiene un valor liquidativo de 8 euros, ha perdido un 20 %, como el índice al que replica. En los meses posteriores se va recuperando poco a poco y al final de año se observa otra nueva bajada.

Como se puede observar en la figura siguiente los meses donde baja el índice, el VL será menor y también será cuando podamos comprar mayor número de participaciones.

Por el contrario, cuando más suba el índice entonces menor número de participaciones podremos comprar ya que el VL será más alto.



Diferencia entre aplicar o no el precio medio ponderado

Ahora tenemos los mismos 2400 euros que en el ejemplo anterior que habíamos repartido mensualmente y en lugar de promediar decidimos invertirlo todo de golpe en un mes.

En este caso podemos tener mucha suerte e invertirlo en un mes donde el VL sea muy bajo, cuando el índice haya caído como sucede en el mes de febrero.

Pero también puede que se invierta en un mes donde ha subido mucho el índice y el VL sea muy alto como en el caso del mes de julio. En este último caso el número de participaciones que podamos comprar será mucho menor.

Hay que tener en cuenta que nuestras emociones nos pueden jugar muy malas pasadas. Se conoce la tendencia que tienen los inversores a invertir más cuando la bolsa o el índice sube que cuando baja.

Así, si al final del año tenemos un valor liquidativo de 10 euros por participación.

La diferencia de rentabilidad entre ambas situaciones es muy grande y también lo es con la estrategia del precio medio ponderado o DCA como se observa en la siguiente tabla.

dollar-cost-averaging_tabla-1-e1547150725131.jpg


Ventajas de esta estrategia de inversión

Para el inversor particular la estrategia del precio medio ponderado tiene una serie de características que conllevan ventajas muy interesantes. Son las siguientes:

Automatizar las aportaciones

Esta característica es muy importante ya que nos permite controlar las emociones que tengamos respecto al comportamiento del mercado en cada momento.

Esto es una ventaja muy importante ya que va a evitar que tengamos tentaciones de comprar o vender en el peor momento.

Nuestra inversión la habremos puesto en piloto automático con independencia de lo que haga la bolsa.


Diversificación temporal

Es decir, invertimos tanto en los buenos momentos como en los malos por lo que a largo plazo obtendremos una rentabilidad media de lo que suceda en el mercado. De ahí el nombre de esta estrategia.

De esta manera, la diversificación temporal va a permitir reducir el riesgo de nuestra inversión.

Además, la diversificación es una ventaja muy importante al invertir a través de fondos indexados que replican algún índice bursátil.

Así, podemos destacar que un índice tan conocido e importante como el S&P500, ha mantenido una rentabilidad media histórica de un 7% a pesar de su elevada volatilidad.


Inversión a largo plazo

Mantener la disciplina y la constancia es fundamental. Por esa razón, el precio medio ponderado es sin duda una buena manera de ahorrar e invertir automáticamente a largo plazo.

Sabemos la cantidad de dinero con la que contamos al mes y tenemos una parte fija que, independientemente de lo que pase en los mercados, vamos a destinar todos los meses a invertir.


Invertir a nuestro ritmo

Realizar las aportaciones poco a poco (por ejemplo al mes) supone menos esfuerzo que si realizamos una inversión de golpe y las preocupaciones que ello conlleva si hemos entrado en un mal momento en el mercado, por ejemplo durante periodos de alta volatilidad.


Conclusión

La estrategia de precio medio ponderado o Dollar Cost Averaging (DCA), es como hemos visto realmente sencilla de aplicar y además no requiere de ningún conocimiento financiero por nuestra parte.

Esto último hace que sea una técnica muy apropiada para aquellos que quieren empezar a invertir en renta variable, tanto en fondos de inversión como en acciones.

Quizá el único inconveniente que se le pueda poner sea la necesidad de mantener el rumbo de nuestra inversión en piloto automático a largo plazo (diez años en adelante).

Para ello es muy importante tratar de evitar las tentaciones de interrumpir nuestro plan según las noticias que escuchamos a veces en los medios, las opiniones del gurú de turno o simplemente rumores.

En este sentido conviene destacar que nadie sabe con absoluta certeza lo que va a pasar en los mercados al día, mes o año siguiente. Así, la estrategia del precio medio ponderado nos permite invertir tanto en momentos alcistas como bajistas, promediando el resultado a largo plazo.

Y esta es precisamente la clave… que la inversión se realice a largo plazo.

¡Hasta pronto!

IN



Este artículo aparece en el libro “EL PEQUEÑO LIBRO DEL INVERSOR NOVEL: Empezando a invertir con sentido común”. Si deseas tener este libro en formato Kindle para leerlo más cómodamente, puedes adquirirlo en este enlace.