Qué es el aburrimiento inversor y cómo combatirlo

¿Te aburres invirtiendo?

¿Invertir te resulta tedioso?

¿Has olvidado la contraseña del bróker?

No te preocupes, es normal y de hecho puede ser un síntoma de que estamos haciendo las cosas bien.

En este artículo vamos a ver por qué invertir debe ser aburrido y cómo podemos conseguirlo con éxito.

Vamos allá.




Qué es el aburrimiento inversor

El aburrimiento inversor (o inversionista) lo podemos definir de una manera general como el cansancio emocional debido a una falta de estímulo o distracción en nuestras inversiones.




Cómo se manifiesta el aburrimiento inversor

Este estado emocional de tedio e incluso letargo anímico se puede dar en varias situaciones.

Quizás la más común sea cuando se aplica la estrategia más simple y efectiva de todas: hacer aportaciones automáticas mediante la estrategia de dollar cost averaging.

Por esta razón se da más en los inversores que nos decantamos por la inversión pasiva.

Tenemos la sensación de que debemos “hacer algo”.




No hacer nada es lo que caracteriza al aburrimiento inversor

Sin embargo, no necesitamos hacer mucho para tener buenos resultados a la hora de invertir.

De hecho, no hacer nada a largo plazo o procrastinar es lo que nos puede proporcionar mayores rentabilidades que la media.

Esto es lo que demostró un estudio de la gestora Fidelity que demostró cómo las carteras de clientes fallecidos o sin actividad fueron las que consiguieron mayores rendimientos.




El peligro del aburrimiento al invertir

Pero el aburrimiento entraña un peligro.

Ese peligro viene de buscar actividades más especulativas y por tanto con mayor riesgo para nuestra cartera.

Existen dieferentes estudios que han demostrado la relación entre el aburrimiento y la búsqueda de actividades más novedosas y con frecuencia más peligrosas.

Cuidado con esto porque es más frecuente de lo que pensamos.




La importancia del aburrimiento inversor

A pesar de lo que hemos visto hasta ahora, sentir aburrimiento entraña diferentes ventajas.

En sí el aburrimiento más allá de la sensación molesta que nos genera, no es malo.

Tiene ventajas.

Es necesario para poder obtener buenos resultados cuando invertimos a largo plazo en acciones o participaciones de fondos de renta variable.

La inactividad propia de la procrastinación inversora va a facilitar que dejemos actuar al interés compuesto de una manera más activa.

En realidad el aburrimiento de verdad es un reflejo de que no estamos vendiendo o comprando tratando de hacer market timing, buscando emociones (y diversión).

Si nos aburrimos es una señal de que estamos haciendo algo bien.

No entramos en inversiones más sofisticadas y emocionantes que pueden llevar al traste todo nuestro plan.

O no vendemos en el peor momento.




Formas de sobrellevar el aburrimiento inversor

En momentos de tedio es cuando también se nos ocurren cosas más constructivas.

Por ejemplo, cómo diversificar mejor, buscar productos con menores comisiones, leer un libro sobre educación financiera o apuntar en un excel la evolución de nuestra inversión “aburrida”.

Para evitar buscar diversión en nuestra inversión existe una infinidad de actividades alternativas con las que entretenernos: leer, montar en bicicleta, escuchar música, escribir, aprender un idioma, o dar vueltas en la silla…




Frases sobre el aburrimiento en la inversión

El aburrimiento inversor es muy común.

De hecho, inversores legendarios han padecido el aburrimiento y han dejado constancia de ello en algunas de sus frases:

“Invertir debe ser más como ver secarse la pintura o ver crecer la hierba. Si quieres emoción, coge 800 dólares y vete a un casino”. Paul Samuelson

“Si desea emoción, haga paracaidismo acrobático o embárquese en una exploración por el Ártico, pero no la busque en su cartera de inversiones”. William Bernstein

“Gran parte del éxito se puede atribuir a la inactividad. La mayoría de los inversores no pueden resistirse a la tentación de comprar y de vender constantemente”. Warren Buffet

“Si invertir te resulta entretenido, seguramente no estés ganando dinero. Invertir bien es aburrido”. George Soros

728x90 Objetivos




Conclusión

Como hemos visto aburrirse al invertir no solamente es normal sino que es aconsejable.

Por ello no deberíamos preocuparmos si sentimos que no hacemos nada mientras nuestras inversiones vayan bien.

Solamente debemos tener cuidado si nuestro tedio nos lleva a buscar emociones o diversión al invertir en productos complejos, difíciles de entender y que entrañan mucho riesgo de perder nuestro dinero.

Por lo demás invertir es una faceta más de nuestra vida.

Sin duda existen emociones mucho más sanas y productivas en otros ámbitos que nos harán crecer personalmente y nos harán más felices.

Y tú, ¿qué opinas sobre el aburrimiento inversor?

Un abrazo, 🙂

Inversor Novel

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: