Diversificar en fondos de inversión

 

¡Hola Inversores!

En este artículo os voy a hablar acerca de uno de los principios más importantes que hay en cualquier tipo de inversión: la diversificación. En el caso de los fondos de inversión o en los fondos cotizados (ETF, del término en inglés exchange traded funds) que replican índices, una de las ventajas de la diversificación a la hora de invertir es que se diluye el efecto negativo de las acciones que tengan un mal comportamiento.

Por otro lado tenemos la ventaja de que podemos contar con las acciones que se van a comportar mejor de las empresas más robustas y con mejores rendimientos o beneficios.

De esta manera vamos a “evitar poner todos los huevos en la misma cesta” reduciendo el riesgo en nuestra inversión.


Tipos principales de diversificación

Pero, ¿en qué podemos diversificar? A la hora de invertir en fondos podemos encontrar cinco tipos principales de diversificación:

  1. Sectores: el fondo en el que vamos a invertir debe tener suficientes empresas en diferentes sectores: de salud, energía, industria, tecnológico, financiero, etc. Según el ciclo económico en el que estemos algunos sectores pueden comportarse mejor que otros y de esta manera compensamos los que atraviesen un mal momento.

  2. Empresas: invertir en varias empresas es esencial ya que si alguna va mal puede compensarse con los resultados de otras mejores. Así vamos a reducir el riego y el impacto de posibles pérdidas. Podemos invertir en empresas de diferente tamaño de capitalización (pequeño, grande o mediano) o también según sea el estilo de inversión: valor (value), crecimiento (growth) o mixto.

  3. Diversificación geográfica: podemos invertir en fondos con empresas de diferentes países, continentes, regiones, etc. Fundamentalmente este tipo de diversificación va a reducir el riesgo divisa que puede conllevar la inversión en otra moneda en algunos momentos.

  4. Gestoras, bancos y brókeres: podemos tener depositados nuestros fondos en diferentes entidades financieras. Puede ser difícil que quiebren pero es una manera de proteger la inversión.

  5. Diversificación temporal: este tipo de diversificación se realiza a través de la técnica del Dollar-Cost Averaging (DCA) que consiste en promediar el coste de nuestra inversión en diferentes momentos.


Diversificación a través de fondos indexados

Una buena diversificación se puede obtener a través de fondos índice o fondos indexados que cuentan con acciones de todas las empresas presentes en un índice bursátil.

Estos fondos replican el comportamiento de los principales índices de bolsa y, por ejemplo, podemos encontrar fondos que replican el Ibex 35 español (35 empresas diferentes), el Euro Stoxx 50 europeo (50 empresas diferentes) o el Standard & Poor’s 500 – S&P 500 – estadounidense (500 empresas diferentes).

Invirtiendo en estos índices, si un determinado sector o empresa se comporta mal, otros sectores y empresas que se porten bien también estarán representados y podrán contrarrestar el efecto de las acciones que estén bajando.

Para aumentar la diversificación es interesante la posibilidad de invertir en fondos globales en donde las acciones seleccionadas no solamente serán de diferentes empresas y sectores sino también de diferentes áreas geográficas (Europa, EEUU, Asia, etc.).

La diversificación a través de fondos indexados puede resultar muy adecuada para el inversor novel o el pequeño inversor que no tenga tiempo (y ganas) para dedicarse a invertir en acciones individuales y por tanto a un estudio cuidadoso de las empresas en las que piensa invertir.

Según Benjamin Graham este tipo de inversor sería el inversor defensivo como se describe en la entrada El inversor inteligente de Benjamin Graham de este blog. Además esta aproximación a la inversión resulta muy ventajosa ya que de otra manera sería muy difícil o imposible invertir en todas las empresas que conforman un índice sin gastarse una buena cantidad de dinero en la compra de sus acciones por separado.

Finalmente hay que resaltar que normalmente este tipo de fondos no realizan una gestión activa sino pasiva y por ello suelen tener un ratio de gastos totales o TER (del inglés Total Expense Ratio) significativamente más bajo en comparación con otros fondos.


Conclusión

La diversificación es un factor clave a la hora de invertir ya que reduce el riesgo. A través de los fondos indexados podemos conseguir una buena diversificación en cuanto a empresas, sectores y área geográfica.

En cualquier caso, conviene siempre asesorarse debidamente y tener en cuenta la capacidad de riesgo que podemos asumir en nuestra inversión, sobre todo en el caso de la inversión en fondos de renta variable cuyo grado volatilidad puede llegar a ser muy alto.

Un abrazo,

IN

Este artículo aparece en el libro “EL PEQUEÑO LIBRO DEL INVERSOR NOVEL: Empezando a invertir con sentido común”. Si deseas tener este libro en formato Kindle para leerlo más cómodamente, puedes adquirirlo en este enlace.


Foto de portada:  ejaugsburg