Qué tipos de libertad financiera existen

Por Inversor Novel



En este artículo vamos a ver algunos tipos comunes de libertad financiera que son muy populares dentro del movimiento FIRE (Financial Independence- Retire Early).




Qué es la libertad financiera



La libertad financiera o independencia financiera es la condición económica en la que conseguimos que nuestros ingresos no dependan de un trabajo activo.

Se trata de un concepto que a veces puede resultar muy vago y subjetivo ya que cada uno lo puede entender o interpretar de una manera diferente.

En general podemos decir que la libertad financiera se alcanza cuando los gastos que tenemos para vivir se pueden cubrir sin problema a través de rentas u otros ingresos pasivos.

Estas rentas pueden ser por ejemplo los intereses obtenidos por alguna inversión, los dividendos de unas acciones o las rentas del alquiler de una vivienda.





Tipos de libertad financiera principales



Esta clasificación se basa en el tiempo libre que nos queda y cómo lo distribuimos.

Así, existen varios tipos de libertad financiera que podemos enumerar a continuación.


Libertad financiera en minivacaciones



Esto se puede conseguir a través de minivacaciones repartidas a lo largo de nuestra vida laboral y con una duración que puede ir de unos pocos meses a unos años.

En cualquier caso se trata de dejar nuestro trabajo temporalmente para dedicar nuestro tiempo a una actividad diferente que normalmente puede ser otro negocio, un hobby o algo que nos guste y además se nos dé bien.

Esta actividad debería generar ingresos extra para complementar los ahorros y las inversiones.

Una ventaja de las minivacaciones radica en que nos permite “tomar aire” para continuar más adelante nuestra actividad laboral. Esto en muchos casos podrá reducir el estrés lo que se traduce en una mejora en nuestra calidad de vida.

La desventaja es que se dilata más en el tiempo nuestra actividad laboral lo que podría retrasar el momento de conseguir una libertad financiera definitiva.


Libertad financiera parcial

Además del anterior podemos identificar un segundo caso de libertad financiera donde en lugar de minivacaciones de duraciones más o menos largas vamos a trabajar parcialmente en la misma actividad laboral que antes estábamos dedicando a tiempo completo.

En este caso concreto de trabajo a tiempo parcial se trataría de reducir la jornada laboral a unas pocas horas al día o bien reducir durante la semana el número de días dedicados al trabajo.

De nuevo, el resto del día o de la semana lo podemos dedicar a un negocio, un hobby u otra actividad.

En este caso debemos tener en cuenta que no dejamos nuestro trabajo principal de forma definitiva.

Esto se puede considerar una ventaja ya que así tenemos la oportunidad de comenzar una especie de transición hacia una nueva actividad.

Algunos dedican este tiempo para dibujar, escribir, montar negocios digitales, etc.

La variedad de actividades es muy grande y realizar estas actividades dependerá de nuestros conocimientos, gustos y habilidades.

Al igual que en el caso anterior, tiene la desventaja de que si no tenemos la oportunidad de conseguir ingresos extra, este tipo de independencia financiera puede significar un freno para conseguirla de manera más plena en el futuro.

Barista-FIRE

Un tercer tipo es lo que los anglosajones conocen como BARista-fire.

Este tipo dentro del movimiento FIRE toma el nombre del profesional que se encarga de preparar cafés de alta calidad.

Esta modalidad se popularizó con este nombre en Estados Unidos cuando la cadena Starbucks empezó a ofrecer trabajos parciales de 20 horas con un plan de cobertura de salud muy ventajoso.

Esta variedad de libertad financiera puede resultar un caso algo extremo ya que consiste en dejar nuestro trabajo habitual a tiempo completo definitivamente. Sin embargo, se continuará obteniendo ingresos solamente en un trabajo con menos remuneración.

La idea es combinar este nuevo trabajo junto con la regla del 4%. Esta regla consiste en la retirada anual de un 4% de nuestro ahorro/inversión para generar unos ingresos suficientes para poder vivir.

Para tener una mejor idea sobre esta regla te recomiendo la lectura de este artículo.

Quizás este tipo sea posible solamente cuando desde el principio de nuestra vida laboral se puede acceder a trabajos altamente remunerados, se cuenta con subidas salariales periódicas y una gran tasa de ahorro. De otra manera podría resultar un salto al vacío que nos cueste muy caro.


Un ejemplo de Barista

Tomemos el caso de María. Tiene 25 años y gracias a su trabajo puede ahorrar e invertir 20.000 euros al año. Por otro lado tiene unos gastos de 20.000 euros anuales.

Piensa dejar su trabajo en cuanto pueda para dedicarse a otra actividad que sea menos estresante que la proporciones más tiempo y calidad de vida.

Pero aquí la cuestión sería cuántos ingresos necesitaría María generar de su nuevo ingreso activo para mantener su poder adquisitivo.

Esto va a depender del dinero que tenga ahorrado/invertido.

Suponiendo que retira cada año un 4% de su patrimonio para complementar ese ingreso activo podemos ver el resultado en la siguiente gráfica.

Describe la evolución del tipo de libertad financiera Barista FIRE



Así vemos cómo a los 25 años, si quiere dejar su empleo bien remunerado tendrá que conseguir un trabajo que le proporcione la cantidad necesaria para mantener su nivel de vida.

Con el tiempo si va invirtiendo año tras año y gracias al interés compuesto , la posibilidad de necesitar un trabajo con una remuneración menor va aumentando.

Eso sí, a los 34 años tendrá que tener ahorrados más de 250.000 euros para tener un trabajo con un salario de unos 10.000 euros.

Si consigue mantener el empleo que le permite invertir 200.00 euros año tras año, entonces a los 39 podrá prácticamente retirarse ya que no necesitará un ingreso activo que no llega a 1.000 euros para mantener su estilo de vida.


Factores del tipo Barista a tener en cuenta

– Cuanto más tiempo permanezca en el empleo de alta remuneración, menos ingresos activos serán necesarios después. Como hemos visto casi podría retirarse antes de los 40. Eso dependerá de cada caso y del balance entre quedarse o cambiar de empleo a cambio de menos estrés, responsabilidades, etc.

– Si queremos obtener la libertad financiera completa en algún momento entonces esta aproximación puede no ser la mejor. Esto se debe a que si damos el salto demasiado pronto estaremos comprometiendo el ahorro futuro ya que empezamos a retirar muy pronto nuestras inversiones para cubrir los gastos.


Libertad financiera total

El cuarto tipo consiste en abandonar definitivamente el puesto de trabajo, sin necesidad de generar más ingresos activos de un trabajo.

Esto se debe a que solamente con los intereses de nuestra inversión se podría mantener el nivel de vida que queremos gracias a la regla del 4%.

Se parece mucho al caso anterior en el supuesto de tener ahorrado una cantidad elevada para no necesitar trabajar más.

Esta opción puede resultar muy arriesgada y es la más extrema de los cuatro tipos de libertad financiera.

Dentro del movimiento FIRE hay partidarios y detractores pero como comentaba al principio es una cuestión muy personal que cada uno debe evaluar.

Puede que alguien aborrezca realmente su puesto de trabajo y haya hecho sus cálculos para poder retirarse pronto.

O por el contrario puede que alguien sin sentir pasión por su profesión encuentre que ir a trabajar es un aliciente más para levantarse todas las mañanas.

Como en el caso anterior, este tipo requiere generar ingresos altos, tasa de ahorro elevada e inversiones que tengan éxito.

Igual que en todos los casos anteriores puede ser una buena idea buscar una ocupación alternativa.

Esta ocupación puede por un lado generar ingresos extra y también mantenernos activos. Así, normalmente los que eligen esta opción tienen la intención de crear algo que les gusta por su cuenta.


Comprar tiempo para la libertad financiera

En este artículo hemos visto varias maneras de conseguir la libertad financiera. Estos tipos de libertad financiera pueden variar en cuanto al tiempo y duración como podemos ver en la siguiente gráfica a modo de resumen.

Vida laboral tradicional y los cuatro tipos de libertad financiera.
Vida laboral tradicional y los cuatro tipos diferentes de libertad financiera. En azul aparece el tiempo dedicado a trabajar a tiempo completo y en amarillo el tiempo libre o dedicado a un trabajo parcial.



En cualquier caso, si nos damos cuenta en todos ellos estamos priorizando nuestro tiempo sobre una actividad laboral.

Este intercambio de tiempo puede que le importe poco a quien le apasiona su trabajo.

Sin embargo, es cierto que también hay mucha gente que está descontenta en su actividad laboral y le gustaría dedicar su tiempo (y su vida) a otras actividades.

En todos los casos vemos la importancia de ahorrar e invertir desde el principio.

Y es que para conseguir la libertad financiera es necesario desde un primer momento comprar activos que podamos intercambiar por tiempo gracias a su rentabilidad.


Conclusión

En este artículo he intentado clasificar las maneras más comunes que podemos encontrar de planear la libertad financiera.

Estas diferentes maneras puede que no sean para todo el mundo. Y también podemos decir que existen tantas formas de alcanzarla como personas.

Cada uno tiene sus circunstancias personales y preferencias de inversión sin olvidar el factor suerte que siempre está presente.

Cómo sea cada uno de estos factores permitirán en algún momento plantearse la mejor forma de conseguir la independencia financiera y retirarse antes.

En este sentido creo que también es importante señalar que es mejor no crearnos falsas ilusiones y expectativas. Por ejemplo, el factor tiempo es muy importante y muchos ingresos denominados pasivos luego no son tan pasivos como parece.

Pero también es cierto que la idea de la libertad financiera nos puede ayudar a situarnos en nuestras finanzas personales para desarrollar una especie de hoja de ruta financiera.

¡Hasta pronto!

IN





Imagen destacada: de Soner Köse en Pixabay