Por qué es importante leer (para la libertad financiera)

Por Inversor Novel



Reconocer la importancia de leer puede ser el primer paso para abrir un libro y comenzar una buena lectura.

Hoy en día nos puede costar un montón sacar un momento para leer.

Es cierto, requiere tiempo y muchas veces es un hábito al que no le damos la importancia suficiente porque no encontramos razones para hacerlo. Sin embargo, mucha gente se beneficia de las ventajas que tiene leer libros sobre educación financiera e inversión.

Si queremos llegar algún día a la independencia financiera algo habrá que aprender ¿no crees?

En este artículo vamos a ver la importancia de leer este tipo de libros para alcanzar a la libertad financiera.





Razones para leer libros

Mis razones principales para dedicar nuestro valioso y limitado tiempo a una buena lectura de libros sobre inversión y educación financiera son las siguientes.

Conocer la actividad inversora

La primera razón es que nos ayuda a entender en qué consiste la actividad inversora y esto nos puede ayudar a invertir con menos miedo.

Normalmente tememos aquello que no conocemos y nos dejamos influenciar por prejuicios o por los medios de comunicación, redes sociales, cine etc.

Como decía Marie Curie “Nada en la vida debe ser temido, solamente comprendido”.


Nuevas estrategias de inversión

Una segunda razón para leer es que nos ayuda a plantearnos estrategias y maneras de invertir que no se nos habían ocurrido antes. A fin de cuentas se trata de ir aprendiendo de otros inversores que ya han transitado por esos caminos y han solventado los problemas con los que nos encontraremos nosotros en algún momento.

Muchas de las cuestiones que rondan por nuestra cabeza, por ejemplo esas que empiezan por “¿Qué hacer si?, seguramente ya se las han planteado otras personas y además con más experiencia.

Por ello, como decía John C. Bogle, “aprende cada día, pero en especial de las experiencias de los demás, ¡es más barato!”

Así, aprender de otros autores, nos abre la mente hacia nuevas ideas y estrategias. Esto normalmente nos lleva a transitar nuevos caminos para seguir educándonos financieramente.

Si tenemos mucho ego y nos creemos que los sabemos todo, llega un libro y nos da una lección de humildad.

A veces también puede ocurrir que reafirma nuestra propia estrategia de inversión con nuevas razones. De lo que se trata es de ir adquiriendo criterio poco a poco y no cerrarse a unas pocas opiniones sin fundamento. La mentalidad abierta y a la vez crítica puede ser una ventaja importante a la hora de invertir.


Aporta entretenimiento y diversión

Es muy curioso, pero a mí personalmente me ha sorprendido muchas veces cómo algunos libros aparentemente áridos pueden encerrar muchas veces un gran sentido del humor e historias muy divertidas.

A veces, incluso más que otros libros dedicados al entretenimiento solamente.

Es verdad que eso depende del autor pero algunos nos pueden arrancar unas risas.


Nos ayudan a pensar

Es cierto que para lograr esto no tiene por qué ser un libro de inversión ni mucho menos. Sin embargo, este tipo de libros muchas veces encierran en sus páginas una gran cantidad de ideas y conceptos que nos ayudan a mantener las neuronas muy activas.

En mi opinión si se trata de un buen libro debería hacernos pensar. No se trata de intentar entender ecuaciones matemáticas sino de conceptos que nos pueden ayudar a invertir mejor.

Como decía también Bogle, “la aritmética fundamental funciona”.


Conocer mejor cómo funciona el mundo

En muchos casos la lectura de buenos libros de inversión nos van a ayudar a tener una mejor idea de cómo funciona el mundo.

Nos guste más o menos, el mundo de las finanzas y de las inversiones son de una importancia considerable en nuestro mundo actual.

Muchas de las cosas que vemos y ocurren a nuestro alrededor están con frecuencia impregnadas de lo que ocurre en la esfera de la inversión (y viceversa).

Todo esto, por supuesto, afecta a nuestras vidas tanto individual como colectivamente.

Estas actividades eran también cruciales hace siglos pero sin duda en los tiempos en los que nos ha tocado vivir comprender cómo funcionan los mercados y las inversiones es de una importancia capital.


Leer, una actividad frugal

Mientras leemos, no gastamos y por tanto es una de las actividades más frugales que existen. Además, nos permite aprovechar el tiempo aprendiendo y disfrutando sin gastar nada o muy poco.

Cada vez hay más libros gratuitos disponibles, bibliotecas online o simplemente podemos releer libros que ya tenemos.

En definitiva, los libros son unos verdaderos aliados a la hora de perseguir la libertad financiera.


Viajamos con la imaginación

Los  libros de ficción o incluso de finanzas personales como el Hombre más rico de Babilonia  muchas veces nos trasportan a nuevos lugares, países o escenarios… ¡e incluso épocas!

Es sin duda una buena forma no solamente de viajar por el espacio sino en el tiempo, gracias a nuestra imaginación.


Confrontar nuestras ideas con otras nuevas

Si leemos libros de inversión o finanzas personales con frecuencia nos damos cuenta de lo alejados que podemos estar de la realidad por ideas preconcebidas sin ningún fundamento. Con frecuencia esto también aumenta nuestra empatía ya que un libro nos puede ayudar a ponernos en la piel del autor y de otros inversores.

Esto nos puede ayudar además a construir un criterio propio pero con una base de conocimiento mucho más sólida.


Buenas lecturas de autores contrastados

También debemos reconocer la importancia de leer buenos libros de autores contrastados e inversores de éxito. Serán ellos los que nos puedan dar las mejores claves para invertir ya que quienes han transitado antes por estos caminos nos podrán mostrar con más garantía los aciertos y errores.

De todos los libros podemos llegar a extraer lecciones muy valiosas y no solamente de los éxitos sino más bien de los fracasos.


La importancia de re-aprender

Leer con frecuencia facilita que recordemos ideas que hemos olvidado.

En más de una ocasión podemos aprender algo que luego, con el tiempo, cae en el cajón de los recuerdos. A veces pueden ser ideas o estrategias que en el instante nos parecen muy interesantes e incluso pensamos en ponerlas en práctica. Lástima que nuestra memoria (al menos la mía sea tan frágil).

Lo peor de que ocurra esto es que podemos abandonar una inversión o una estrategia que funciona muy bien simplemente porque no recordamos las razones que nos llevaron a utilizarla.

Para evitar esto creo que lo mejor es no parar de formarnos con el tiempo ya que así será más difícil que esto ocurra.

En este caso no podemos olvidar las sabias palabras de Warren Buffet cuando afirma “Esta es la manera como el conocimiento funciona: se va acumulando como el interés compuesto del dinero invertido”.


Cómo no olvidar lo que hemos leído

La importancia de leer es vital ya que tiene muchos beneficios. Ahora bien, ¿cómo podemos recordar mejor aquello que hemos leído?

Sin duda a veces no es una tarea fácil cuando tenemos cientos de cosas en la cabeza. Sin embargo, hay hábitos muy sencillos que nos pueden ayudar a recordar mejor lo que hemos leído.

Algunos trucos muy simples son:



Subrayar

Algo tan sencillo como subrayar con un rotulador fluorescente o un simple lápiz nos puede ayudar a tener las ideas que más nos han llamado la atención siempre a mano. A mí personalmente me gusta más el lápiz para no estropear el libro más de la cuenta.



Anotar ideas

Si no nos gusta subrayar podemos anotar nuestras ideas en un margen del libro, en una aplicación del móvil o bien en un cuaderno.



Grabar un audio

Si nos da mucha pereza ponernos a escribir siempre podemos hacer como el agente Cooper de Twin Peaks grabando lo que nos interesa directamente en el móvil.

Por último aquí te dejo un video (en inglés) de un gran lector, Bill Gates, contando sus consejos para leer de una manera más efectiva.







Conclusión

En este artículo hemos visto la importancia de leer libros sobre finanzas personales e inversión. Si queremos alcanzar la libertad financiera, la lectura de estos libros no sobra, como afirman algunos .

En realidad, ni libros de inversión ni ningún otro. En este sentido podemos recordar al rey inglés Ricardo Corazón de León, quien ya en el siglo XII afirmaba “los libros me enseñaron a pensar y el pensamiento me hizo libre”.

Desde mi punto de vista la lectura es el verdadero antídoto contra el analfabetismo financiero actual.

Por muchos tutoriales, cursos , blogs, etc. que haya, no pueden sustituir la importancia de leer libros.

En general, los libros siempre tendrán un retorno sobre la inversión mucho mayor.

No es necesario leer una biblioteca entera pero sí al menos aquellos que se centren más en nuestros intereses.

Desde este blog te animo a leer y aprender. Si te apetece puedes consultar mi biblioteca. Si eliges bien las lecturas es muy probable que no quieras parar de leer libros sobre el tema.

Hasta pronto,

IN



Imagen de portada: Imagen de Free-Photos en Pixabay