Dos formas de ver la bolsa cuando baja

En este artículo quería compartir con vosotros las opciones que tenemos de encarar una bajada severa en las cotizaciones de las acciones e índices bursátiles.

No se trata de blanco o negro ya que en cuestión de emociones al invertir existen multitud de aristas y matices.

Seguramente la mayoría de inversores nos encontramos en un término medio difuso que puede no significar la opción óptima durante cracs bursátiles y recesiones.

En cualquier caso, las dos maneras de invertir para hacer frente a un crac bursátil se pueden dividir en dos muy generales.

Vamos allá.

Opción 1: Cuánto dinero estoy perdiendo

En este escenario asumimos una actitud negativa y a la vez completamente humana de supervivencia.

Observar cómo en una sola jornada podemos estar perdiendo un 3% o incluso más de lo que hemos invertido no mola nada de nada.

Pero todavía puede asustar más si esas bajadas diarias o de magnitud parecida se suceden en días posteriores.

Es lo que puede llevarnos a sentir pánico y vender nuestras acciones o participaciones en el peor momento.

No porque necesitamos ese dinero sino porque no queremos seguir viendo cómo lo perdemos.

En este caso lo de asumir pérdidas o seguir el rumbo nos suena a chino mandarín. Tenemos miedo y punto.

Photo courtesy of Gratisography

Como he dicho es normal sentir en algún momento pánico.

Si a esto le sumamos la incertidumbre añadida de no saber hasta cuándo durará la sangría tenemos montado un cóctel perfecto.

Sin embargo, la buena noticia es que ningún crac o recesión es para siempre.

Si invertimos de manera sensata a largo plazo en acciones o índices con potencial de revalorización en el futuro y hemos investigado lo suficiente, gran parte de este miedo natural debería atenuarse.

No digo desaparecer pero sí matizarse lo suficiente para no entrar en pánico, vender y con eso materializar de verdad las pérdidas.

Tener un conocimiento de aquello en lo que invertimos es nuestra mejor coraza ante momentos de elevada volatilidad.

Este conocimiento nos lleva al siguiente punto.

Opción 2: Cuánto más puedo comprar

Si estamos convencidos de la potencial revalorización de nuestra inversión entonces estaremos de acuerdo que una bajada de precios significa una ocasión de oro para aumentar la cantidad de esa inversión.

Compra, compra ya!
Photo courtesy of Gratisography

Sin embargo, a pesar de esa realidad, muchas veces el miedo nos paraliza y hace que no veamos con claridad cuál es el mejor momento para comprar más ya que tememos que siga cayendo.

Volvemos a verlo todo oscuro como en el punto anterior.

Para evitar estos sesgos emocionales relacionados con la inversión personalmente defiendo la estrategia del Dollar Cost Averaging (DCA) combinada con la automatización.

Invertir bajo cualquier circunstancia del mercado sin estar pendiente todo el rato de lo que haga o deje de hacer es una buena forma de seguir el rumbo.

Continuar haciéndolo incluso cuando la mayoría vende.

Según el inversor Benjamin Graham «incluso el inversor inteligente es probable que necesite de considerable fuerza de voluntad para no seguir a la multitud»

Por eso invertir en piloto automático hace que todo sea más sencillo, dependiendo menos de nuestra fuerza de voluntad u otras emociones.

En definitiva, nos coloca en una posición de ventaja ya que sin pensarlo estamos invirtiendo en todo momento, tanto cuando sube como cuando baja, incluyendo cracs bursátiles.

Cuando el mercado rebote estaremos ahí, esperando la subida y con mayor cantidad de acciones o participaciones compradas a precio de saldo.

Conclusión

Como indicaba al principio del artículo seguramente la mayoría de inversores a largo plazo nos situamos en un término medio, es lo natural.

Tenemos miedo pero a la vez sabemos que en estas bajadas es donde encontraremos las ganancias más adelante.

Sin embargo, para ello, como señala Morgan Housel en su libro Cómo piensan los ricos es muy importante tener una mentalidad de supervivencia que nos permita hacer planes realistas para conservar la riqueza.

Si conseguimos sobrevivir a todos los cracs que habrá por el camino seguramente conseguiremos nuestro objetivo de obtener buenos resultados.

Durante ese tiempo nuestra inversión crecerá a pesar de todo ya que actuará la magia del interés compuesto.

Por último, no deberíamos olvidar que a la hora de invertir es más importante no equivocarse que tomar buenas decisiones

Un abrazo,

Inversor Novel

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: