Los cuatro pilares de la independencia financiera

En el artículo de hoy toca hablar de los cuatro pilares principales en los que se basa la independencia financiera.

En mi opinión sin estos elementos es muy difícil por no decir imposible que veamos buenos resultados en nuestras finanzas personales.

Por esa razón te invito a sumergirte en este refrescante artículo.

Vamos allá.


Cuatro elementos para cimentar la base de nuestra independencia financiera

Banner 728x90


Maximizar ingresos

Antes de nada debemos ser capaces de generar ingresos.

Por eso es tan importante formarse bien, aprender, ser provechoso en la sociedad y encontrar un buen empleo.

Hay muchos cantos de sirena que nos pueden distraer de lo importante. Lo importante es tener un trabajo con un salario estable.

Esto requiere sacrificios de tiempo, responsabilidades etc. pero es la manera que tenemos de comenzar a crear un patrimonio desde cero de la manera más sólida posible.

Además, para aumentar nuestros ingresos podemos intentar generar ingresos pasivos, ascender en nuestra empresa, crear un negocio, etc. No hay un techo en lo que podemos llegar a ganar.

Cinco maneras de maximizar ingresos

Vender tu tiempo/experiencia

Esta es la manera más sencilla de empezar ya que se intercambia nuestro tiempo por dinero.

Es la forma más tradicional pero a la vez la menos costosa para empezar.

La pega es que no podemos escalar los ingresos con facilidad, es decir, que crezcan independientemente del tiempo o esfuerzo dedicado.

Vender una aptitud/servicio

En este caso podemos valernos de internet para promocionar algo que sabemos hacer.

Aunque no sea escalable sí que podemos generar una marca que permita vender servicios a pesar de que no estemos presentes. Esto puede maximizar los ingresos.

Enseñar

Una manera muy interesante de generar ingresos es enseñando lo que hacemos a otras personas.

Esto se puede hacer actualmente a través de la creación de cursos en plataformas como Udemy.

Es bastante escalable y puede, como en el caso anterior, proporcionarnos una marca.

La gran desventaja es toda la competencia que podemos encontrar según sea el nicho que seleccionemos.

Vender un producto

También es muy escalable producir un producto que la gente necesita y desea comprar.

Lo producimos una vez y se vende N veces.

En este caso según el producto la inversión puede ser muy grande pero puede compensar si damos con el producto adecuado.

De nuevo internet hace que todo sea más fácil y escalable.

Progresar en una carrera profesional

Crear un negocio online o un «side hustle» está de moda y de hecho está muy bien.

Sin embargo, la realidad es que ser un empleado corriente con educación superior es la manera más segura de crear riqueza como afirma el famoso libro El Millonario de la puerta de al lado.

👉 La mayoría de los millonarios dieron sus primeros pasos desarrollando sus aptitudes y trabajando por cuenta ajena.

Vale, no controlamos nuestro tiempo ni lo que hacemos pero hay menos riesgo a la hora de obtener ingresos que de otra manera.


Gastar menos

El segundo pilar de la libertad financiera es simple pero a veces no tan sencillo, sin embargo es la garantía de que vamos por buen camino.

Gastar menos de lo que ingresamos o vivir por debajo de nuestras posibilidades acelera nuestra libertad financiera ya que vamos a necesitar menos para vivir.

Esto requiere de nuestra parte un cambio de mentalidad.

👉Deberíamos pensar en el dinero de una manera muy distinta, no tanto para gastarlo sino para ganarlo.

A veces gastar cada vez es muy tentador y sucede sin darnos cuenta como cuando hacemos compras sin pensarlo como ocurre cuando sucumbimos al efecto Diderot.

O cuando tarabajamos para gastar cada vez más en una espiral de consumo inmersos en la Carreta de la Rata.

También es muy común celebrar aumentos de sueldo con compras, celebraciones o suscripciones.

👉No se trata de eliminar aquellas cosas que mejoran nuestra calidad de vida sino de poner un límite racional para aprovechar esos incrementos a nuestro favor, en nuestra libertad económica.

No seamos como aquellos que ganando mucho no tienen prácticamente nada ahorrado.

Simplemente están viviendo por encima de sus posibilidades.

Dos maneras muy poderosas de ahorrar

Preahorrar

Separamos el porcentaje del dinero que queremos ahorrar en cuento nos llega un ingreso de un salario, un premio, etc.

De esta manera antes de gastar, lo ahorramos.

Es como considerar ese importe como un gasto más dentro de nuestro presupuesto y que por tanto no podemos tocar.

Apuntar gastos

Apuntar lo que gastamos es una forma muy buena de mentalizarnos acerca del dinero que pasa por nuestras manos y cómo lo utilizamos.

Registarmos todos los gastos que hacemos por categorías (transporte, vivienda, ocio, etc) por ejemplo mensualmente.

No es necesario ser muy sofisticado en esto, con una libreta y un bolígrafo puede ser suficiente. Sin embargo cada vez hay más aplicaciones para móviles que facilitan mucho esta tarea.


Invertir la diferencia

La gran ventaja de gastar menos es que podemos utilizar la diferencia para ganar más dinero.

Esa diferencia es lo que llamamos ahorro:

Ahorro = Ingresos – Gastos

Cuanto mayor sea nuestro ahorro, más rápido vamos a llegar a nuestro objetivo, la libertad financiera.

Si invertimos lo que ahorramos o buena parte de ello, con el tiempo podemos ganar un poco más sobre lo que ya hemos ganado y así sucesivamente.

Esto es lo que sucede cuando ponemos nuestro dinero a trabajar a través de inversiones como los fondos indexados donde el dinero que ganamos genera más dinero que a su vez genera más dinero como una bola de nieve que cada vez se hace más grande cuando cae ladera abajo.

Esto se debe simplemente al interés compuesto.

Al principio no lo notamos pero con el paso de los años va creciendo de una manera exponencial.


Saber cuánto es suficiente

El cuarto y último pilar fundamental de la independencia financiera es saber cuánto dinero necesitamos para vivir. Esto es cuánto es suficiente.

Si apuntamos los gastos todos los meses entonces vamos a ser capaces de conocer esa cantidad con más facilidad y cuánto será el dinero que necesitamos ahorrar e invertir.


👉Para calcularlo te recomiendo que leas el artículo que escribí sobre cómo calcular la independencia financiera.

De una manera muy resumida solamente necesitamos conocer la cantidad de dinero que gastamos en un año y multiplicarlo por 25.

Por ejemplo, si nuestros gastos son de 20.000 euros al año, entonces nuestro número de libertad financiera va a ser 500.000.

Esa cantidad de dinero invertida sería suficiente para que podamos vivir sin trabajar.

Esto desde luego tiene muchos matices ya que cada uno tiene sus circunstancias, inversiones y hábitos. Por eso cómo hagamos ese cálculo y lo apliquemos en nuestras finanzas personales depende de cada uno, es muy personal.

En cualquier caso conocer esta cifra nos puede orientar a establecer un objetivo más claro.


Conclusión

En este artículo hemos visto los cuatro elementos principales que nos llevarán a conseguir mayor independencia económica.

Como hemos visto son acciones que tienen mucho que ver con nuestra mentalidad y que no se alcanzan de la noche a la mañana. Pensar a largo plazo es fundamental.

Lo importante es que nos pongamos en marcha y vayamos adquiriendo algunos de los hábitos que hemos visto. Por ejemplo empezando apuntando gastos y preahorrando.

Si nos da miedo invertir es mejor formarse antes por ejemplo leyendo libros como los que te recomiendo en mi Biblioteca.

Dedicar un poco de nuestro tiempo a mejorar nuestras finanzas personales es un tiempo muy bien invertido.

Un abrazo.

Inversor Novel

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: