Qué es la inflación y cómo afecta a nuestros ahorros

Por Inversor Novel



¡Hola Inversores!

La inflación es uno de los términos que más oímos en las noticias casi sin darnos cuenta. A este término también se le conoce como el impuesto de los pobres y expresa el aumento generalizado de los precios de los bienes y servicios durante un tiempo determinado.

Cuando se incrementa la inflación, entonces nuestro dinero pierde poder adquisitivo, es decir, cada vez necesitaremos más dinero para comprar el mismo producto.

Normalmente la inflación puede estar en torno al 2-3% anual que es el objetivo de las autoridades económicas pero en algunos países se puede disparar hasta el 20% o más.

El efecto negativo de la inflación sobre la economía se ve mejor con el paso de los años.

Supongamos que un determinado producto hace diez años costaba 1000 euros, con una media de la inflación del 2% anual, el mismo producto ahora costará 1200 euros.

En realidad esta cantidad sería inluso mayor ya que cada año el porcentaje se calcula sobre el del año anterior, es decir, se va acumulando.

Para nuestro ejemplo del 2% el resultado de actualizar una renta durante diez años sería:

tabla inflación

Así vemos cómo gracias a la inflación necesitamos más dinero para comprar el mismo producto.

Si durante ese tiempo no ha habido un aumento de salario anual de al menos el 2% entonces quiere decir que durante esos diez años nos habremos empobrecido ¡¡un 20%!!, es decir, con esos 1000 euros que teníamos guardados, hoy ya no podríamos adquirir ese producto.

Solamente esta disminución del poder adquisitivo puede ser una buena razón para no mantener nuestros ahorros debajo del colchón ya que efectivamente cada vez valdrán menos.

Lo mismo ocurre si dejamos este dinero en una cuenta, depósito o fondo cuya rentabilidad sea menos del 2% como en nuestro ejemplo.

Así, si la rentabilidad que obtenemos de nuestras inversiones fuera de un 1% entonces “solamente” perderíamos un 1% de nuestro poder adquisitivo con una inflación del 2%. La situación se agravaría con una inflación superior, digamos del 3% o el 4% ya que entonces el poder adquisitivo de nuestros ahorros perdería un 2% y un 3%, respectivamente. Podemos decir entonces que la rentabilidad real que obtenemos será:

Rentabilidad real = Rentabilidad de la inversión – Inflación

Por todo esto, a la hora de invertir es importante encontrar una forma para que nuestro dinero, si es posible, alcance una rentabilidad que supere a la inflación.

Ahora bien, ¿cómo sabemos la inflación que existe actualmente y la que hubo en los años anteriores? En España el indicador de la inflación que se usa es el Índice de Precios al Consumo o IPC.

En la página del Instituto Nacional de Estadística (INE) es posible actualizar la renta según el IPC para periodos anuales completos en http://www.ine.es/calcula/ y también se pueden obtener las variaciones del IPC interanuales en http://www.ine.es/varipc/index.do.

Así podemos ver como curiosidad que desde junio del año 2000 a junio del año 2018 este índice se ha incrementado en un 46,9%, y promediando, aproximadamente un 2,6% anual.

Si queréis podéis probar a actualizar cualquier renta y comprobar vosotros mismos el efecto pernicioso que tiene la inflación sobre los ahorros.

Un abrazo,

IN

Este artículo aparece en el libro “EL PEQUEÑO LIBRO DEL INVERSOR NOVEL: Empezando a invertir con sentido común”. Si deseas tener este libro en formato Kindle para leerlo más cómodamente, puedes adquirirlo en este enlace.