Resumen del libro La Bolsa o la Vida de Vicki Robin

Por Inversor Novel




En este artículo vamos a ver un resumen de La Bolsa o la Vida: Los 9 pasos para transformar tu relación con el dinero y alcanzar la libertad financiera (Kitsune Books) de Vicki Robin y Joe Dominguez.

La Bolsa o la Vida es una guía de desarrollo personal cuyo objetivo es mejorar nuestras finanzas personales, evitando el consumo excesivo que hemos desarrollado en nuestra vida.

La primera edición apareció en Estados Unidos en 1992 con el título de Your Money Or Your Life y alcanzó un gran éxito llegando a la lista de Best Sellers del New York Times.

La edición actual es una revisión que mantiene el mensaje original y que trata de responder a las renovadas inquietudes de generaciones más jóvenes, particularmente del movimiento FIRE (del inglés financial independence, retire early – independencia financiera, retiro temprano).

El libro nos invita a descubrir cuál es la cantidad de dinero suficiente que necesitamos para vivir holgadamente y cómo a través de la frugalidad podemos conseguir esta cantidad evitando el consumo radical y la destrucción de todo lo que nos rodea.

En sus páginas describe 9 pasos para que, de manera gradual alcancemos la independencia financiera, librándonos de las costumbres que nos llevan al despilfarro en nuestras finanzas y nuestra vida.

Estos nueve pasos los vamos a ver a continuación.






Los 9 pasos del programa de la bolsa o la vida


Primer paso: hacer las paces con el pasado

Lo primero que nos recomienda el libro es conocer la suma total de nuestros ingresos brutos que hemos ganado a lo largo de nuestra vida.

Para ello vamos a contar desde el primer céntimo hasta nuestro último sueldo.

Sumamos absolutamente todo, intentando ser lo más rigurosos posibles ya que de esta manera vamos a tener una imagen más realista de lo que somos capaces de conseguir.

Todo suma desde una propina hasta un trabajo como socorrista, regalos o unas clases particulares.

El siguiente punto de este paso es conocer lo que hemos obtenido a cambio.

Vamos a descubrir el valor de nuestras propiedades elaborando un balance personal de los activos y de los pasivos, es decir, todo lo que tenemos y todo lo que debemos.

La diferencia entre los activos y los pasivos será nuestro patrimonio.


Segundo paso: controlar nuestra energía vital

Este paso responde a la pregunta ¿por cuánto estamos intercambiando nuestra energía vital?

Para dar una respuesta a esta pregunta tenemos que calcular los gastos en tiempo y en dinero que implica mantener nuestro trabajo y calcular así el salario real que ganamos por hora.

Por ejemplo, todo lo que gastamos en transporte, comida, ropa, etc y que tenga que ver con el trabajo y el tiempo que destinamos a cada una de esas actividades.

Para conocer lo que cuesta trabajar de verdad debemos sumar ese tiempo a nuestra jornada laboral y los gastos correspondientes debemos restarlos a nuestro salario.

En este paso también debemos realizar un seguimiento riguroso de cada céntimo que entra y sale de nuestra vida. Al hacer nuestras cuentas es mejor pecar de precisos que andarnos con rodeos. Así seremos más conscientes de en qué actividades o cosas gastamos nuestra energía vital.

Nunca tendrás suficiente si todos tus deseos se convierten en necesidades que debes satisfacer




Tercer paso: conocer adónde va a parar todo con la tabla mensual

A continuación hacemos una tabla con las categorías que forman parte de nuestro patrón de gastos y cada mes calculamos los gastos y los ingresos.

La segunda parte de este paso consiste en transformar el dinero que gastamos en cada categoría en “horas de energía vital”. Para ello utilizamos el sueldo que ganamos de verdad por hora calculado en el paso anterior.


Cuarto paso: hacernos tres preguntas clave

Este paso es el punto central del programa. Una vez hemos construido la tabla mensual nos podemos hacer las preguntas siguientes en cada categoría de gastos expresada en horas de energía vital anotando las respuestas al lado.

– Según la energía vital que he gastado ¿me he sentido realizado, satisfecho y valorado?

– ¿Este gasto en energía vital se amolda a mis valores y a mi propósito en la vida?

– ¿Cómo cambiarían estos gastos si no tuviera que trabajar para ganar dinero?

Con cada pregunta en cada categoría vamos a evaluar si los gastos deben aumentar, disminuir o quedarse como están para causar la máxima satisfacción.


Quinto paso: representar en un gráfico la energía vital

Una imagen vale más que mil palabras. Por eso en este paso vamos a elaborar un gráfico que represente todos los ingresos y gastos mensuales que se calcularon en la tabla mensual. Para ello se puede utilizar desde un programa de ordenador hasta papel y lápiz.

Luego, para recordarlo mejor, conviene colgarlo en un lugar visible y que sea cómodo para verlo todos los días (por ejemplo, un armario, la nevera…).

Una vez representadas las líneas, la diferencia entre la línea de los gastos y la de los ingresos será nuestro ahorro.

Esta imagen nos ayudará a ver nuestra evolución día a día lo que nos motivará a seguir y mejorar en nuestras finanzas personales.


Sexto paso: valorar la energía vital reduciendo los gastos

En este paso vamos a aprender a reducir nuestros gastos para incrementar el ahorro haciendo un uso inteligente de nuestra energía vital o dinero.

De esta manera vamos a conseguir mayor integridad económica y satisfacción poniendo en orden nuestra vida.

La Bolsa o la Vida nos propone diez maneras principales para incrementar el ahorro:


Las 10 maneras principales de ahorrar según el libro La Bolsa o la Vida de Vicki Robin.
Las 10 maneras principales de ahorrar según el libro La Bolsa o la Vida de Vicki Robin.




Séptimo paso: valorar tu energía vital y maximizar tus ingresos

Este paso consistirá en respetar la energía vital que gastamos en nuestro trabajo sabiendo que el dinero es meramente algo por lo que intercambiamos nuestra energía vital.

Podemos aumentar nuestras ganancias si el intercambio se hace con un propósito e integridad.

Es importante romper el vínculo entre el trabajo y el sueldo ya que tiene las siguientes ventajas.

✔️ Va a aumentar nuestras opciones.

✔️ Permite trabajar desde nosotros mismos.

✔️ Nos ayuda a ser mejores trabajadores y a diseñar nuestra vida.

✔️ Añade vida a la jubilación.

✔️ Da más valor a las actividades no remuneradas.

✔️ Asociamos el trabajo con algo lúdico.

✔️ Nos permite disfrutar más del ocio.

✔️ Aporta nuevos datos sobre el trabajo que nos apasiona.


Octavo paso: nuestro capital invertido y llegar al punto de equilibrio

Este paso será clave para conseguir la independencia económica.

El ahorro lo invertimos en activos que producen dinero como bonos, acciones o fondos indexados. En este caso nos vamos a beneficiar del interés compuesto que nos ayudará a aumentar nuestro ahorro.

En la gráfica mensual dibujamos una tercera línea que representará las ganancias mensuales que obtenemos con nuestro capital invertido. Estos beneficios se calculan multiplicando el capital invertido por el interés anual esperado y dividiendo el resultado por 12.

Cuando esta línea iguala o sobrepasa a la línea de gastos entonces llegamos al punto de equilibrio. En ese momento hemos alcanzado la independencia financiera:

Punto de equilibrio. Imagen adaptada del libro La Bolsa o la Vida de Vicki Robin y Joe Dominguez
Punto de equilibrio. Imagen adaptada del libro La Bolsa o la Vida de Vicki Robin y Joe Dominguez




Noveno paso: invertir para conseguir la independencia económica

Este paso nos informa de las inversiones disponibles que generan beneficios para seleccionarlas mejor y así conseguir unos ingresos consistentes, cubriendo así nuestras necesidades a largo plazo.

Vamos a elaborar nuestro plan financiero utilizando los tres pilares fundamentales:

  • 👉 capital: es el núcleo de ingresos para la independencia económica
  • 👉 colchón: es el dinero suficiente que tenemos en el banco para cubrir al menos seis meses de gastos
  • 👉 reservas: serían los excedentes que resultan de practicar continuamente los nueve pasos.

En este punto también nos recuerda los tres consejos de los los bogleheads (seguidores de Jack Bogle, el fundador los fondos indexados):

1. Saldar las deudas e intentar no volver a contraerlas en el futuro.

2. Vivir por debajo de nuestras posibilidades, es decir, gastar menos de lo que ganamos.

3. Invertir la diferencia en fondos indexados de bajo coste y conservarlos durante mucho tiempo.


Conclusión

Ahorrar cada vez es más difícil debido a los salarios, la inflación y la percepción del dinero que tenemos.

Todo ello no ayuda en absoluto a conseguir que ahorremos más y mejor. Y mucho menos a obtener mayor independencia financiera. Sin embargo, a pesar de todo siempre hay poderosas razones para ahorrar.

Un libro como la Bolsa o la Vida nos puede ayudar a sortear las principales dificultades que encontramos para sanear nuestras finanzas personales.

Quizá el mensaje más importante de La Bolsa o la Vida es que el dinero no es lo realmente importante, sino el tiempo y la energía que tenemos para emplearlo lo mejor posible.

A mi personalmente me ha gustado mucho su lectura, de hecho me lo he leído ya dos veces y he marcado varias páginas de referencia.

Puedes comprar La Bolsa o la Vida AQUÍ


Con este libro disponemos de una hoja de ruta para mejorar nuestros hábitos de ahorro, consumo e inversión. De hecho, estos pasos han ayudado a mucha gente a prosperar económicamente como atestiguan los numerosos testimonios que aparecen en sus páginas.

En definitiva, una lectura muy recomendable si queremos alcanzar la libertad financiera.

¡Hasta pronto! 🙂

Inversor Novel