Factores clave para invertir con éxito

Por Inversor Novel



En este artículo vamos a ver varios factores clave para invertir con éxito. Estos factores pueden resultar determinantes a la hora de decidirnos por una u otra inversión.

Cuando nos planteamos empezar a invertir nos podemos preguntar qué inversión puede ser la más adecuada para nosotros.

La respuesta con frecuencia no es fácil ya que dependerá de la situación de cada uno y no menos importante, de nuestro carácter.

Cómo sea cada uno de estos factores de una manera u otra van a determinar el éxito de nuestra futura inversión.





Rentabilidad

La rentabilidad probablemente sea el factor más importante a la hora de decantarnos por una inversión.

Sin embargo, la rentabilidad entraña algunas “trampas” que debemos conocer antes de empezar a invertir en algo.

Aquí van dos de ellas.

Toda rentabilidad implica un riesgo

De hecho, sin riesgo no hay rentabilidad. Normalmente cuanto más arriesgada sea una inversión mayor rentabilidad podemos esperar. Esto se ve claramente en el caso de los depósitos que no tienen riesgo de perder el capital invertido y por tanto no tienen apenas rentabilidad.

En cambio, una inversión en bolsa sí conlleva mayor riesgo y se debe a la alta volatilidad. Eso sí, al conllevar mayor riesgo también conlleva una mayor rentabilidad.

No fiarse de las rentabilidades pasadas

En muchos productos destinados a la inversión aparece una frase que dice algo así como “rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras”. Y esto es importante tenerlo presente a la hora de invertir para que nuestras expectativas no sean demasiado elevadas.

Con frecuencia un fondo o una acción que ha tenido resultados espectaculares un año (o incluso años), al siguiente tiene unos resultados decepcionantes.

En ocasiones una rentabilidad elevada de un producto (fondo de inversión, plan de pensiones, etc) durante un año o una temporada sirve como reclamo para reclutar nuevos inversores.

Sin embargo, no es extraño que el mismo año en que se contrata el producto o al poco tiempo ese producto empiece a perder rentabilidad.


Riesgos al invertir

Otro factor clave para invertir con éxito es tener en cuenta los riesgos de nuestra inversión.



Algunos riesgos que podemos identificar al invertir son: riesgo de quiebra, la volatilidad, el riesgo de liquidez, el riesgo de crédito, el riesgo de localización, riesgo de endeudamiento e incertidumbre en los ingresos.

Riesgo de quiebra

Dentro de esta categoría el más significativo puede ser cuando invertimos nuestro dinero en acciones de una compañía que termina quebrando.


Volatilidad del mercado

En algunos momentos puede hacer que efectivamente estemos perdiendo dinero de nuestro capital invertido.

Este riesgo no solamente existe en la renta variable sino también en el mercado de bonos de renta fija aunque se produce con menos fuerza.

Riesgo de liquidez

Significa la posibilidad que tenemos de salir de nuestra inversión así como de recuperar nuestro dinero rápidamente.

Por ejemplo, las inversiones de bolsa como acciones o fondos de inversión son inversiones muy líquidas ya que en pocos días podemos recuperar nuestro dinero.

Sin embargo, en una inversión inmobiliaria no ocurre lo mismo ya que a veces se puede tardar mucho tiempo en vender la propiedad y por tanto en recuperar el dinero.

Riesgo de crédito

Está muy asociado con los bonos de empresas y estados que atraviesan dificultades económicas para poder devolver el capital invertido principal en el plazo estipulado.

En general un crédito con AAA es mucho más seguro que aquel con C. Así el primero tiene mucha menos probabilidad de quebrar que el último.

Riesgo de localización

Se refiere sobretodo a la inversión en inmuebles. Este riesgo está asociado a que el lugar donde adquirimos una vivienda por ejemplo termine desvalorizándose por diferentes motivos (inseguridad, falta de infraestructuras, catástrofes naturales, etc.).

Otro caso es el de los fondos de inversión especializados en países emergentes. Algunos de ellos sufren tensiones geopolíticas o económicas que aumentan el riesgo en la inversión.


Riesgo de endeudamiento

Endeudarse para invertir es un riesgo que puede llevar a perder mucho más de lo invertido.

Pedir prestado dinero para invertir fue una de las causas que llevó a la bancarrota a muchas familias durante el crac del 29. En los años anteriores a este crac mucha gente se endeudó para comprar acciones que estaban muy sobrevaloradas.

Incertidumbre en los ingresos

Por ejemplo cuando en un alquiler dejan de pagar las rentas o en la bolsa, las fluctuaciones que tiene el mercado de acciones.

En el primer caso suele ser más estable salvo casos de impago. En el segundo, los valores de las acciones y los dividendos pueden sufrir oscilaciones e incluso desaparecer temporal o definitivamente.


Estilo de vida

Dentro de esta categoría podemos distinguir a su vez tres tipos de factores: horizonte temporal, longevidad y satisfacción.

Horizonte temporal

Otro factor clave al invertir es el horizonte temporal en el que realizamos la inversión. Los resultados pueden ser muy diferentes según si la inversión es a corto o a más largo plazo.

Por ejemplo, puede ser arriesgado mantener una inversión con más riesgo del que habíamos planeado para más años si tenemos que destinar ese dinero para gastos diarios. Esto puede ocurrir ante problemas como la pérdida de un empleo, etc. y no tenemos ahorros o un fondo de emergencia.

Es importante destinar a la inversión solamente dinero que no vamos a necesitar.

Longevidad

Se refiere a la posibilidad de que vivamos más años de lo que nos duran los ahorros.

Como consecuencia, estos ahorros pueden resultar insuficientes para cubrir nuestro estilo de vida al jubilarnos ya que vivimos muchos años más de lo que habíamos planeado.

Satisfacción

Pueden ser factores que no están relacionados con el dinero pero que sin embargo pueden hacer que nos sintamos incómodos.

Un ejemplo típico puede ser si alquilamos una habitación de nuestra casa y nos disgusta mucho que invadan nuestra privacidad.


Costes

Los costes en forma de comisiones es un factor fundamental al invertir. Muchas veces pueden pasarnos inadvertidos ya que por ejemplo un 2% de comisiones puede parecernos poco. Sin embargo, a lo largo de los años es una losa que va restando rentabilidad a nuestra inversión.

Por esta razón conviene estar muy atentos a este factor.

En muchos casos además esos costes no están justificados ya que no se deben a ningún servicio adicional que podamos necesitar.


Tiempo

El tiempo es otro factor clave a tener en cuenta para invertir.

Como decía John Bogle, fundador del grupo Vanguard, “Al invertir, el tiempo está de tu lado”.


Si de verdad queremos invertir con éxito además de intentar acertar con el resto de factores debemos dejar que el interés compuesto juegue a nuestro favor.

Gracias al interés compuesto los intereses obtenidos se reinvierten, produciendo una especie de bola de nieve en nuestros ahorros. Como consecuencia cada vez aumentan a mayor velocidad gracias a los intereses que se producen sobre los intereses.

Esto, sin embargo, solamente se produce cuando invertimos a largo plazo (diez o más años). También solamente lo veremos en casos donde es posible reinvertir los intereses directamente como ocurre con algunos fondos de inversión o ETFs.


Control de emociones

Controlar nuestras emociones es posiblemente lo más difícil para un inversor novel. Y también es un factor clave para invertir con éxito.

Esto ocurre en particular en activos que pueden tener una alta volatilidad como acciones o fondos de inversión de renta variable.

Cuando baja mucho la bolsa no se puede evitar cierto escalofrío. Entonces el pánico puede llevarnos a vender en el peor momento y con ello hacemos efectiva la pérdida.

Por otro lado, cuando empieza a subir sin control nos podemos emocionar y pensar en comprar más. Sin embargo, la realidad es que podemos estar comprando activos que están demasiado caros.

Por eso, para mantener las emociones a raya en mi opinión lo mejor es realizar aportaciones periódicas que hagamos tanto si sube, como si baja.

Dicho de otra manera, invertimos a largo plazo tanto si llueve como si hace sol.

Así, en realidad lo que estamos haciendo es aplicar la estrategia del dollar-cost-averaging (DCA). Se trata de una estrategia muy sencilla que permite diversificar nuestra inversión temporalmente ya que se promedian los precios a los que compramos un determinado activo.


Otros factores clave para invertir con éxito

Otros factores clave al invertir son: la inflación, la diversificación, la incertidumbre en los ingresos y la educación financiera.

Inflación

La inflación supone perder poder adquisitivo a lo largo de los años si nuestros ahorros no son capaces de obtener una rentabilidad que supere a la inflación.

Aunque no es un factor sobre el que podemos actuar, sí que debemos tenerlo en cuenta cuando invertimos.

Diversificación

Se trata de un factor esencial a la hora de invertir. Diversificar es importante para no poner todos los huevos en la misma cesta.

De esta manera compensamos la pérdida de rentabilidad de alguno de los activos en los que invertimos con otros activos que sean más rentables.

Educación financiera

La educación financiera nos permite combatir el analfabetismo financiero que implica no conocer los riesgos y limitaciones de nuestras inversiones.

Un ejemplo de ello serían los costes en comisiones de muchos fondos de inversión o fondos mutuos.

Para invertir con éxito te recomiendo que te formes leyendo libros, acudiendo a seminarios o aprendiendo de otros inversores.

En la sección Mi Biblioteca del blog encontrarás algunos libros que te pueden ayudar a cultivar la educación financiera.


Conclusión

En este artículo hemos visto algunos factores que pueden afectar a nuestro éxito a la hora de invertir.

Puede que no sea fácil acertar con todos los factores que hemos visto y evitar todos los riesgos.

Sin embargo hay dos factores determinantes que sí que podemos elegir: los costes y el tiempo.

Por otro lado, en cuanto a los riesgos, el hecho de conocerlos puede hacer que su efecto sobre la inversión sea menor.

Nos gustaría que nuestra inversión fuera perfecta pero déjame decirte que esto es prácticamente imposible. Sin embargo, si ponemos de nuestra parte y nos formamos un poco, seguramente acertemos más al invertir.

Es importante estar a gusto con nuestra inversión pero siempre teniendo en cuenta no solamente sus posibilidades sino también sus riesgos.

¡Hasta pronto!

IN




Foto de portada: Imagen de 41330 en Pixabay