Estabilidad Financiera: 4 Indicadores para Descubrir si Estás en el Camino Correcto

En el mundo actual, donde las redes sociales nos bombardean constantemente con imágenes de vidas aparentemente perfectas y lujosas, es fácil sentir que nos encontramos financieramente atrasados.

Muchos se comparan con los «highlights» de otras personas, sintiendo así que nunca alcanzarán ese nivel de éxito económico. Pero, ¿realmente es así?

La verdad es que muchas personas que se sienten atrás financieramente en realidad están en una posición mucho mejor de lo que creen.

Este fenómeno, conocido como dismorfia financiera, puede distorsionar nuestra percepción de la realidad y hacernos sentir inseguros sobre nuestro estado económico.

En este artículo vamos a desglosar cuatro señales clave que indican que puedes estar gestionando bien tu dinero, incluso si no te das cuenta. Desde vivir por debajo de tus posibilidades hasta ver crecer tu patrimonio neto, estos indicadores te ayudarán a evaluar objetivamente tu situación financiera y a dejar de lado las comparaciones innecesarias.

Vamos allá.

Disformia Financiera: Qué es y Cómo Afecta a tu Economía

La dismorfia financiera es un término reciente que describe la sensación de inseguridad en torno a nuestra situación económica, incluso cuando objetivamente estamos en una posición mejor de lo que creemos. Según estudios recientes, una gran cantidad de Gen Z y Millennials sienten que están financieramente atrasados, a pesar de tener ahorros por encima del promedio. Y esta percepción equivocada puede tener consecuencias negativas para nuestra salud financiera.

La Influencia de las Redes Sociales

Una de las principales razones detrás de esta dismorfia financiera es la influencia de las redes sociales. Plataformas como Instagram, Facebook o TikTok nos exponen constantemente a las vidas de otros.

Vemos fotos de Ferraris, vacaciones en Hawai, y estilos de vida que parecen inalcanzables. Esta constante comparación puede crear una falsa sensación de que nos estamos quedando atrás, aunque en realidad estemos en una posición bastante sólida.

Además, las redes sociales no solo muestran la vida de los demás, sino que también amplifican la sensación de competencia. Ya no solo intentamos «mantenernos al día con los Joneses» («Keeping up with the Joneses» como dicen los ingleses) en nuestro vecindario, sino que ahora competimos con los «Joneses digitales» de todo el mundo. Esta competencia global puede llevar a decisiones financieras impulsivas y poco sabias, como gastar más de lo necesario para aparentar un cierto estatus.

Impacto Negativo en las Finanzas Personales

La dismorfia financiera no solo afecta nuestra percepción de nuestra situación económica, sino que también tiene un impacto real en nuestras finanzas. Algunos estudios indican que el 95% de los estadounidenses con dismorfia financiera sienten que esta sensación al final impacta negativamente en sus finanzas. De estos, un 40% afirma que esta percepción les ha impedido ahorrar adecuadamente o les ha llevado a gastar en exceso y acumular más deudas.

Este fenómeno crea un ciclo vicioso: sentir que estamos financieramente atrás nos puede hacer tomar decisiones equivocadas, lo que a su vez empeora nuestra situación económica y refuerza nuestra percepción distorsionada.

Cómo Identificar y Superar la Disformia Financiera

Reconocer que puedes estar sufriendo de dismorfia financiera es el primer paso para superarla.

Es vital entender que las redes sociales no muestran la realidad completa y que cada persona tiene su propio camino financiero. Desarrollar una visión realista de tus finanzas, basada en hechos y cifras, puede ayudar a reducir la ansiedad y a tomar mejores decisiones.

También puede ser muy útil conocer las cuatro señales que indican que estamos en una buena posición financiera.

Las Cuatro Señales de que Estás en Buen Camino Financiero

Aunque la dismorfia financiera puede hacernos sentir que estamos atrasados, hay señales claras que indican que estamos manejando bien nuestras finanzas.

Veamos a continuación cuatro indicadores clave que pueden ayudarnos a evaluar si estamos en una buena posición financiera.

1. Vives por Debajo de tus Posibilidades

Una de las señales más importantes de salud financiera es vivir por debajo de nuestras posibilidades.

Esto significa que gastas menos de lo que ganas cada mes y no dependes de la deuda para cubrir tus gastos básicos. Este simple principio es la base para una estabilidad financiera a largo plazo.

– Cómo Lograrlo

Para asegurarte de que estás viviendo por debajo de tus posibilidades, es fundamental crear y seguir un presupuesto mensual.

Un presupuesto te ayuda a ver exactamente a dónde va tu dinero y a identificar áreas donde puedes recortar gastos. Una herramienta muy útil para esto es asignar cada euro que ganas a una categoría específica, ya sea para gastos, ahorros, o inversiones.

Por ejemplo, si ganas 2.000 € al mes, cada uno de esos euros debe tener un propósito, ya sea para pagar la renta, ahorrar para emergencias, o invertir en tu futuro. Este enfoque te permite tener un control total sobre tus finanzas y asegurarte de que no estás gastando más de lo que ganas.

2. Tienes un Fondo de Emergencia

Otra señal clara de que estás en buen camino financiero es tener un fondo de emergencia.

Este fondo es esencial para cubrir gastos imprevistos sin tener que recurrir a la deuda.

La recomendación general es tener entre 3 a 6 meses de gastos esenciales ahorrados en tu fondo de emergencia. Esto incluye cosas como la renta o hipoteca, servicios públicos, alimentos, y transporte.

Tener esta cantidad ahorrada te proporciona tranquilidad y seguridad, sabiendo que puedes manejar imprevistos como reparaciones de automóviles, facturas médicas inesperadas, o incluso la pérdida de un empleo.

Para construir tu fondo de emergencia, empieza por establecer una meta clara y contribuye una cantidad fija cada mes hasta alcanzarla. Por ejemplo, si tus gastos mensuales son de 2.000 €, tu objetivo debería ser tener entre 6.000 € y 12.000 € en tu fondo de emergencia.

Coloca este dinero en una cuenta de ahorros de fácil acceso pero que no sea demasiado accesible para evitar la tentación de gastarlo en cosas no esenciales.

3. No Dependes de las Tarjetas de Crédito

Una señal clara de estabilidad financiera es no depender de las tarjetas de crédito para cubrir tus gastos mensuales. En España cada vez más gente utiliza estas tarjetas para sus gastos esenciales como alimentación y vivienda, lo que puede resultar peligroso debido a los altos intereses que estas suelen tener.

Evita la Trampa del Crédito

El uso excesivo de tarjetas de crédito puede llevar a un ciclo de deudas difícil de romper.

Para evitar esta trampa, es crucial utilizar las tarjetas de crédito de manera responsable. Idealmente, deberías pagar el saldo completo cada mes para evitar los intereses. Si no puedes hacerlo, es una señal de que estás viviendo por encima de tus posibilidades y necesitas ajustar tu presupuesto.

Además, como hemos visto antes, es beneficioso mantener un fondo de emergencia sólido para no tener que recurrir a las tarjetas de crédito en primer lugar.

No depender de las tarjetas de crédito tiene múltiples beneficios. Te permite tener un mayor control sobre tus finanzas, reducir el estrés asociado con las deudas y liberar fondos para otros objetivos financieros, como ahorrar e invertir.

4. Tu Patrimonio Neto Crece con el Tiempo

Finalmente, una de las mejores maneras de medir tu salud financiera es observar cómo tu patrimonio neto va creciendo con el tiempo.

Tu patrimonio neto es la diferencia entre lo que posees (activos) y lo que debes (pasivos). Si este número está creciendo con el tiempo, es una señal clara de que estás manejando bien tu dinero.

Cómo Calcular tu Patrimonio Neto

Calcular tu patrimonio neto es un proceso sencillo.

Suma el valor de todos tus activos, que pueden incluir tu casa, vehículos, inversiones, cuentas de ahorro, y cualquier otro bien de valor.

Luego, resta todas tus deudas, como hipotecas, préstamos estudiantiles, deudas de tarjetas de crédito y cualquier otra obligación financiera. El resultado es tu patrimonio neto.

Estrategias para Incrementar tu Patrimonio Neto

Para incrementar tu patrimonio neto, es importante enfocarte en varios aspectos clave:

1- Ahorro Regular: Ahorra una parte de tus ingresos cada mes. Tener una buena tasa de ahorro te prepara para el futuro y permite aumentar tus activos.

2- Inversión Inteligente: Invierte en instrumentos financieros que generen retornos, como fondos indexados, acciones, bonos o inmuebles. Las inversiones a largo plazo tienden a crecer y pueden incrementar significativamente tu patrimonio neto.

3- Reducción de Deuda: Paga tus deudas lo más rápido posible. Cada euro que reduces en deuda aumenta tu patrimonio neto directamente.

4- Gastos Controlados: Mantén tus gastos bajo control para evitar que consuman tus ingresos y disminuyan tus ahorros e inversiones.

Si trabajas consistentemente en estos aspectos, podrás ver cómo tu patrimonio neto crece con el tiempo, lo cual es un indicador claro de estabilidad financiera.

Conclusión

Alcanzar la salud financiera e incluso lograr la independencia financiera no se trata de tener grandes cantidades de dinero en el banco, sino de manejar tus finanzas de manera inteligente y sostenible.

Si vives por debajo de tus posibilidades, tienes un fondo de emergencia sólido, no dependes de las tarjetas de crédito y ves crecer tu patrimonio neto con el tiempo, estás en el camino correcto hacia la estabilidad financiera.

No dejes que las percepciones distorsionadas te desanimen. Sigue avanzando con confianza y disfruta del viaje.

Finalmente, enfócate en lo que realmente te importa.

La verdadera felicidad financiera no proviene de la riqueza material o del estatus social, sino de sentirte seguro y satisfecho con tus logros personales y financieros. Define tus prioridades, trabaja hacia tus metas y valora las pequeñas cosas que no tienen un precio monetario.

Un abrazo,

Inversor Novel

Si te ha gustado este artículo, considera suscribirte a la newsletter para no perderte lo último del blog.

Puedes suscribirte a los Podcast de Inversor Novel, por Email, Facebook, Twitter, … a través del siguiente enlace:

También he escrito dos libros disponibles en Amazon que podrían interesarte: Rumbo a la libertad financiera y El Pequeño Libro del Inversor Novel.

Deja un comentario