El Hombre Más Rico de Babilonia

Por Inversor Novel



La reseña de hoy se la dedico a “El Hombre Más Rico de Babilonia” de George S. Clason (Ediciones Obelisco), un libro que se puede considerar un clásico de las finanzas personales.

A pesar de que este libro se publicó en 1926, todavía hoy en día continúa siendo un libro muy leído e influyente.

Entre otras historias, el libro narra la historia de Arkad, un hombre muy rico, de hecho el más rico de babilonia. A él recurren sus amigos y el mismísimo rey para obtener consejo acerca de cómo conseguir riqueza.

Sus amigos se preguntan cómo trabajando tan duramente y durante tantos años continúan en una situación tan penosa sin poder salir de la pobreza en la que se encuentran.

Por otro lado, el rey de Babilonia está muy preocupado ya que a pesar de que es una nación muy rica, no ve que sus súbditos consigan aumentar sus riquezas de la misma manera.





Las siete reglas para adquirir riqueza

Arkad, a lo largo de una semana irá contando su historia a los ciudadanos de Babilonia para que aprendan a conseguir bienes. Sus consejos se resumen en las siguientes siete reglas.

Comenzar a llenar la bolsa

Para comenzar a crear un patrimonio, Arkad recomienda a sus conciudadanos guardar un 10% de su salario. De esta manera verán cómo se va llenando de monedas su bolsa rápidamente.

Hace hincapíe en que no hay que ser roñoso ya que el dinero sirve para disfrutar también de todas las cosas bellas que tienen la vida. Es consciente de que para algunos puede no ser tan fácil, pero afirma que dejar de gastar una parte no supondrá una diferencia en su estilo de vida y apenas se darán cuenta.


Controlar los gastos

Algunos le preguntan cómo es posible llegar ahorrar si ni siquiera con todo lo que ganan tienen suficiente. Arkad les recomienda controlar sus gastos y distinguir muy bien entre deseos y gastos obligatorios para vivir.

Así, afirma que los deseos son muchos y debemos saber ponerles coto, ya que de otra forma no tendremos todo el dinero del mundo para poder satisfacerlos.

De esta manera, aconseja realizar un presupuesto que refleje todos los gastos después se haber apartado el 10% . Apunta que sorprende cómo se pueden seguir haciendo las mismas cosas solamente controlando los gastos

El segundo día Arkad recomienda apuntar en una tablilla todos los gastos que se tengan por muy pequeños que esos sean.


Hacer que el dinero dé frutos

Está bien ahorrar dinero pero para conseguir riqueza no es suficiente. Esta regla nos dice que el dinero debe ser invertido para que produzca más dinero gracias a los intereses que se obtienen de nuestra inversión.

Con el tiempo y año tras año, gracias al interés compuesto veremos cómo nuestro tesoro va creciendo cada vez más rápido.


Proteger los tesoros de cualquier pérdida

Una vez que vamos consiguiendo acumular un patrimonio se trata de protegerlo.

El libro nos advierte que es muy importante que los lugares donde depositamos e invertimos nuestro dinero sean de confianza y serios. Así, cuando queramos recuperarlo no tendremos problemas y no nos arriesgamos a perder todo nuestro dinero.

En palabras de Arkad:

“Así que os aconsejo, con conocimiento y experiencia, que no confiéis demasiado en vuestra inteligencia y no expongáis vuestros tesoros a posibles trampas de inversión”

Si tenemos dudas acerca de este punto nos dice que es bueno pedir consejo a sabios. Ellos nos asesorarán  acerca de la mejor manera de proteger nuestro dinero.


Hacer que la propiedad sea una inversión rentable

En este punto se defiende la propiedad frente al alquiler. Una de las razones que da para ello es que cuando se terminan de pagar los préstamos solamente quedarán las tasas por pagar.

Además, los gastos en general se reducirán mucho y por tanto se podrá destinar gran parte de las ganancias a disfrutar más de la vida. El resto de lo que se gana puede servir para ir llenando la bolsa.


Asegurarse ingresos para el futuro

Tanto para la vejez como para dejarlo a la familia, esta regla aconseja procurar suficiente patrimonio para hacer frente a los años venideros.

El libro nos habla de adquirir propiedades u otras inversiones que aumenten nuestro capital.

En definitiva se trata de acumular bienes de manera sensata y meditada para la vejez y la protección de la familia, sin importar hasta qué punto son prósperos los negocios e inversiones actuales.


Aumentar la habilidad en la adquisición de bienes

En esta regla nos habla de la mejor manera de hacer crecer nuestro dinero.

Se impone la necesidad de tener un objetivo claro y bien definitivo. Si nos perdemos en generalidades entonces no conseguiremos nuestros propósitos.

Por otro lado, también es importante empezar con cantidades pequeñas para ir aprendiendo e ir adquiriendo habilidades

Con esta regla también se hace hincapié en que para hacer fortuna se deben cultivar las facultades intelectuales, estudiar, instruirse y actuar respetándose a uno mismo.


Otros mensajes del libro

Además de las reglas anteriores este libro nos relata otros cuentos que encierran valiosos mensajes para mejorar nuestra economía personal.

Sobre la suerte y la oportunidad

A través de otra historia ocurrida en Babilonia, el libro nos muestra cómo la suerte en sí solamente favorece a quienes saben aprovechar las oportunidades con valentía y decisión.

La suerte en sí no aparece por arte de magia. Hay que estar preparado para el momento en que podemos poner en práctica aquello que sabemos.


Los préstamos

En otro capítulo su protagonista se plantea si debería realizar un determinado préstamos a su cuñado. A través de una hermosa historia, el prestamista Metor aconseja a Arkad acerca de cuándo es conveniente prestar y cuando no.

Algo esencial es que quien recibe el préstamo conozca bien cómo emplear el dinero ya que de lo contrario puede perderlo con facilidad para siempre.


Las deudas

El comerciante de camellos, Dabasir, es el protagonista de una historia de deudas.

Si quiere ser un hombre libre en lugar de esclavo deberá terminar de pagar a sus deudores.

El libro nos cuenta el método que siguió Dabasir para poder acabar no solamente con las deudas, sino también para ir ahorrando a la vez y hacer crecer su dinero poco a poco.


Elogio al trabajo

Al final del libro dedica una fábula a la importancia de trabajar.

En ella nos relata cómo unos esclavos de Babilonia consiguen la libertad gracias al trabajo bien hecho y a la voluntad de aprender y hacer cosas. Ese será el principio de su camino hacia la riqueza.


Conclusión

“El Hombre Más Rico de Babilonia” está escrito como un cuento.

A través de diferentes historias, ambientadas en la antigua Babilonia y sus gentes, el libro nos explica la mejor manera de conseguir aumentar nuestro patrimonio y cómo conservarlo.

Además de proporcionar de una manera muy sencilla las bases para sanear nuestras finanzas personales, también proporciona mensajes muy certeros y advertencias sobre cómo no arriesgar nuestro dinero.

Así, según el libro, actividades tales como inversiones dudosas y arriesgadas, confiar en la suerte o llevar una vida por encima de nuestras posibilidades gracias a endeudarnos suponen maneras muy comunes de empobrecernos.

El libro recalca cómo desde hace 5.000 años las finanzas personales no han cambiado, y los mensajes que eran válidos entonces siguen siéndolo hoy en día.

De la misma manera, no deja de sorprender la actualidad de un libro que fue escrito hace casi un siglo.

Por último, creo que tanto por la extensión del libro, apenas 150 páginas, como por la manera de contar las historias, “El Hombre Más Rico de Babilonia” supone una lectura muy amena y recomendable para cualquier persona que esté interesada en ver crecer su dinero con el tiempo.

¡Hasta pronto!

IN


PD: si te interesa este libro puedes consultar su precio y comprarlo aquí.