Cuándo es mejor no invertir

Por Inversor Novel




En este arículo vamos a ver algunas situaciones en las que puede ser mejor no invertir o al menos hacerlo con prudencia.

Existe una gran diversidad de inversiones, cada una con sus riesgos y oportunidades. Sin embargo, antes de empezar a invertir creo que es importante reconocer en qué situación estamos y si de verdad estamos preparados.





Introducción

En este artículo voy hablaros de algunas situaciones en las que en mi opinión puede ser mejor no invertir nuestro dinero.

Cualquier momento o circunstancia no tienen por qué ser los mejores para empezar a invertir. Un anuncio de un curso de trading o de criptomonedas o cualquier invitación a invertir es siempre un buen momento para quien realiza la invitación… pero puede no serlo para ti.

Puede que nuestra situación personal, profesional o familiar en ese momento no sea la adecuada. Al final seremos nosotros los últimos responsables de nuestro dinero y cómo lo invertimos.

Si fallamos en esto puede que luego tardemos mucho en recuperar nuestro dinero… o lo perdamos para siempre.


Algunas preguntas para contestarnos

Antes de empezar a invertir tenemos que contestarnos algunas preguntas:

¿Conocemos bien el aactivo o producto en el que vamos a invertir?

¿Tenemos suficientes ahorros para afrontar tiempos difíciles?

¿Nos queda mucho tiempo o poco para jubilarnos?

¿Tenemos muchas deudas o por el contrario están casi todas pagadas?

¿Cuánto riesgo podemos asumir al invertir?

Estas son algunas preguntas que solamente nosotros podemos responder… y a veces también el banco.

De su respuesta puede depender que nos convenga o no empezar a invertir en renta variable o no.

Otro factor importante que debemos conocer es el riesgo que estamos dispuestos a asumir.

Así, es conocido que para obtener una elevada rentabilidad a largo plazo necesitamos asumir algo de riesgo en nuestra inversión.

Con estas ideas y preguntas en mente vamos a ver a continuación en qué momentos sería más adecuado limitar o eliminar nuestra exposición a una inversión con riesgo como la renta variable.


Situaciones en las que no conviene invertir

En mi opinión creo que debemos tener especial cuidado al invertir en las siguientes situaciones.


No se tiene conocimiento adecuado sobre la inversión

En este caso lo mejor es formarse. Hay multitud de libros, videos de Youtube, blogs, podcast, seminarios, etc. que nos pueden ayudar para este propósito.

A veces nos podemos sentir tentados de apuntarnos a cursos de trading, forex, CFDs, etc. Sin embargo, puede que no sepamos los riesgos que entrañan o si estamos realmente preparados.

También puede que se ponga de moda una criptomoneda y nos resulte atractivo empezar a invertir sin saber muy bien en qué consisten.

Es muy común también dejarse aconsejar e influir por comentarios de las redes sociales. O seguir las últimas tendencias sin saber si lo que compramos es adecuado para nosotros o no, etc.

En realidad son muchos factores los que debemos tener en cuenta a la hora de invertir. Por ello creo que es necesario educarnos sobre el tema e ir formando un criterio acerca de la inversión.

En los libros veremos muchas veces sesgos hacia un determinado producto. Eso es normal ya que cada uno cuenta lo que más le conviene o según el dominio que tiene sobre una determinada materia. Sin embargo, obteniendo información de calidad de diferentes fuentes te podrás hacer una idea de lo que más te conviene a ti.


No tener un fondo de emergencia adecuado

En un artículo anterior ya vimos la importancia que tiene construir un buen fondo de emergencia para alcanzar la libertad financiera.

Este fondo de emergencias debería cubrir los gastos básicos necesarios para vivir. Deberíamos tener en cuenta estos gastos para saber cuántos meses o años podemos sobrevivir sin ningún ingreso.

Cuanto mayor sea este fondo mejor. Algunos expertos recomiendan que este fondo debería cubrir entre tres y diez meses sin ingresos.

Sin embargo, en mi opinión debería estar acorde con la situación personal de cada uno y ser lo mayor posible. Si cubre dos años, mejor que seis meses. Cuanto mayor sea mayor tranquilidad nos dará.


Tener deudas

En particular es importante evitar invertir en productos con riesgo elevado cuando se tienen deudas que conllevan un interés muy alto.

En este caso debemos de ser muy cuidadosos.

Nuestra mejor inversión será deshacernos de las deudas y sus intereses. Todavía será más importante hacer esto en el caso de que los intereses del préstamo sean muy altos. Por ejemplo, en el caso de tarjetas de crédito u otros préstamos personales.





Dentro de este apartado conviene recordar que nunca debemos endeudarnos para invertir. Aunque la inversión resulte muy atractiva y pensemos que es una buena oportunidad. Como he comentado al inicio del artículo para obtener una rentabilidad siempre hay que aceptar algún riesgo.

Por esta razón si nos endeudamos para invertir podemos perder todo el dinero, no solamente lo que tenemos sino también lo que no tenemos.


Estar cerca de la jubilación

Si nos encontramos al final de nuestra vida laboral o cerca de ella puede que sea mejor evitar o limitar nuestra exposición a la renta variable.

Esto se debe a que seguramente nuestros ingresos se vean recortados aunque contemos con algún tipo de pensión.

Como en el caso anterior el riesgo de una inversión puede ser alto y durante meses e incluso años podemos perder momentáneamente nuestro dinero.

Esto ha ocurrido en el pasado. Por ejemplo, en la crisis financiera de 2008 el índice de referencia americano SP500 tardó más de cinco años en recuperar los máximos que había alcanzado.


No sabemos qué hacer con nuestro dinero

Muchas gente tiene la posibilidad de ir ahorrando mes a mes pero con frecuencia no tienen un objetivo financiero claro acerca de lo que hacer con ese dinero.

Este es un momento delicado en el que se pueden cometer errores financieros importantes en el que nos gastamos nuestro ahorro en cosas que en realidad no necesitamos.

Algunos de estos errores son por ejemplo comprarse un coche de gama alta, hipotecarse para una segunda residencia, etc. También puede ser un momento en el que nos embarquemos sin saberlo en inversiones de riesgo. Esto puede ocurrir porque no nos preocupamos lo suficiente por aprender y adquirir un mínimo conocimiento acerca de lo que vamos a invertir.


Cuando los sentimientos y las emociones están afectados

Los sentimientos y las emociones nos indican si seguimos en el estado en el que nos encontramos o por el contrario es mejor realizar un cambio. En definitiva, nos ayudan a decidir cómo actuar mejor.

Sin embargo, cuando los sentimientos y las emociones resultan afectados por la razón que sea, perdemos la capacidad de tomar decisiones adecuadas de inversión.

Es como si nos faltara una brújula que nos indicara hacia donde ir y qué evitar.

Por esta razón sería mejor no invertir en esos momentos.

La estrategia del dollar cost averaging (DCA) nos puede ayudar a eliminar o al menos a mitigar el efecto de nuestras emociones al invertir en renta variable.


Conclusión

Nuestra manera de invertir dependerá de nuestras condiciones personales, profesionales y familiares.

Cada circunstancia es un mundo y muchas veces solamente las conocemos bien nosotros mismos. Por ello conviene también que conozcamos en qué consiste la inversión que pensamos realizar.

Creo que es muy importante formarnos por nuestra cuenta. La educación financiera es vital en estos momentos para poder entender todo perfectamente y saber de qué se nos habla.

La mayoría de las veces escucharemos nada más las ventajas de determinado productos o estrategias pero es muy importante conocer las limitaciones y los riesgos que conllevan para nosotros. No todo el mundo es capaz de soportar caídas abruptas en las cotizaciones de las acciones o de los índices.

No obstante, si se tienen dudas puede ser conveniente asesorarse para tomar la mejor decisión a la hora de invertir.

Finalmente no debemos olvidar que tan importante como saber cuándo invertir es saber cuándo sería mejor no hacerlo.

¡Hasta pronto!

IN




Imagen de portada: Inversor Novel