Crónica del crac de marzo de 2020

Por Inversor Novel



Pocos inversores podían adivinar cómo la bolsa se iba a desplomar durante este mes de marzo. En las últimas semanas, los principales índices del mundo han llegado a descender aproximadamente un 30%, con jornadas de bajadas muy pronunciadas y seguidas.

Por otro lado, el aumento de la volatilidad ha provocado que algunos días los mercados subieran espasmódicamente para luego derrumbarse de nuevo.

A continuación voy a repasar algunos puntos sobre esta crisis dando al final algunas ideas que pueden resultar útiles para capear mejor el temporal que se nos viene encima en este año 2020…



Inicio de un periodo bajista

Durante la semana del 16 al 20 de marzo, el índice SP500 ha perdido un 15% en una sola semana, su mayor desplome semanal desde el año 2008. El lunes 23 el mercado americano descendió hasta un 33,9% lo que le convierte en el quinto peor descenso desde 1946, casi igualando al crac de octubre de 1987 (-34%).

Evolución del índice SP500 desde finales de 1999 hasta hoy (Fuente: TradingView)



Sin embargo, no llevamos más que cinco semanas desde el inicio de este crac. Por esta razón, quizás sea todavía prematuro tener una idea de su dimensión y posible duración.

En este sentido, teniendo en cuenta como referencia el índice Standard and Poor’s 500, la duración de los mercados bajistas ha sido de 19 meses conllevando una pérdida de rentabilidad media de un 39%.

De lo que sí podemos estar seguros es que, solamente con lo que llevamos de descenso, este crac pasará a la historia. Esperemos que las consecuencias no sean tan negativas como otras veces.


Evolución de dos indicadores bursátiles

Para saber cuál es la magnitud de lo que está sucediendo durante estas semanas, los dos indicadores bursátiles que con más atención estoy siguiendo estos días son el índice VIX y el PER, ambos con referencia al índice SP500.

Índice VIX

Es un índice conocido como índice del miedo (oficialmente como Chicago Board Options Exchange Market Volatility Index) ya que refleja la volatilidad del mercado.

Durante estas cuatro semanas, la volatilidad medida por el índice VIX ha alcanzado cotas que solamente se recuerdan durante la pasada crisis financiera de 2008. En esta ocasión ha superado las cotas de 60 que había alcanzado entonces, llegando incluso a superar los 80 puntos.


P/E Ratio

Esta “ratio” refleja la relación existente entre el precio y las ganancias del conjunto de empresas que forman el SP500. A esta ratio también se la conoce como PER (del inglés, price earnings ratio). Aunque según algunos expertos este cálculo tiene sus limitaciones, en general nos sirve para tener una idea de lo caro o barato que está dicho índice.

Las semanas precedentes cuando el índice SP500 llegó a los 3390 puntos este índice alcanzó los 25 puntos, un umbral considerado como una señal de sobreprecio por algunos inversores.

Evolución de la ratio PE para el índice SP500 (Fuente: multpl.com)



Una variante de este índice es la que tiene en cuenta las ganancias de los últimos 10 años ajustando la inflación. En este caso hablamos de la ratio CAPE (Cyclically Adjusted PE) también conocida como la ratio PE de Shiller ya que fue Rober Schiller quien desarrolló este cálculo.

Este último índice también ha descendido de manera muy acusada en las últimas semanas.


Viviendo esta crisis como ahorrador e inversor

Durante estos días he reflexionado acerca de la importancia de ahorrar e invertir. Aquí os dejos algunas de las ideas.

  • Fondo de emergencias

En una entrada anterior contaba cómo nos podíamos preparar mejor para hacer frente a un crac. Creo que en estos momentos lo más importante es contar con un buen fondo de emergencias.

Este fondo nos debería ayudar a sobrellevar mejor estas semanas, meses o incluso años. De hecho, desde mi punto de vista es mucho más importante seguir ahorrando y crear este fondo que invertir activamente.

Esto debería priorizarse sobre cualquier otra cosa ya que será nuestro seguro ante acontecimientos adversos que no deseamos.

  • Seguir invirtiendo

Siempre que se pueda y teniendo en cuenta los bajos precios que se pueden encontrar en momentos como este en el mercado, intentaría invertir en renta variable. En mi caso prefiero los fondos indexados por muchas razones pero aquellos que invierten en acciones seguro que también encuentran buenas oportunidades en un gran número de empresas. Eso sí, siempre será un gran error endeudarse para invertir.



Para invertir aplicaría la estrategia del DCA de aportaciones periódicas ya que con la volatilidad actual no me parece una buena idea jugar al market timing. De esta manera diversificamos temporalmente en los momentos de entrada y no estamos preocupados de perseguir el mejor momento para invertir.

  • Evitar la sobreexposición a las noticias

Por último intentaría no obsesionarme con las noticias con las que a diario nos bombardean en un sentido u otro. Esto no siempre es fácil, pero mantener el rumbo a través de las olas tan grandes que estamos viendo estos días puede ser vital para mantener a flote nuestra inversión.

De lo que estoy seguro es de que los buenos tiempos volverán. No obstante,  si dejamos nuestro barco a la deriva o todavía peor, nos lanzamos por la borda antes de tiempo, entonces seguramente no lo veamos llegar a buen puerto.

Por esa razón, es tan importante trazar un buen plan y sobretodo, cumplirlo. Si nos cuesta, entonces puede resultar una buena idea tener una especie de manifiesto personal donde escribimos nuestro propósito y nos comprometemos a cumplirlo.


Tiempos de cambio, perfeccionamiento y oportunidad

El momento actual puede resultar una ocasión de oro para iniciar otra actividad en paralelo a nuestro trabajo principal.

Al principio nos puede dar pereza pero estos días de reclusión pueden ser propicios para desarrollar una nueva actividad, por ejemplo digital. Así podríamos iniciar una página web, una aplicación, un curso o un canal de Youtube, un podcast o escribir un E-book. Actualmente gracias a Internet las posibilidades de comenzar algo sin salir de casa son inmensas.

Esta actividad puede iniciarse como un entretenimiento. Será mucho mejor si está relacionado con algo que nos guste o nos llame la atención. De esta manera disfrutaremos más y eso se notará en el resultado final.

En mi caso particular comencé este blog porque tenía mucha curiosidad y ganas de aprender sobre finanzas personales. Empecé a leer libros sobre el tema y puede comprobar que me gustaba y deseaba compartirlo.

Por otro lado, también podemos mejorar en nuestro trabajo actual. Así podemos aprender cosas nuevas, perfeccionar nuestras capacidades o ampliar nuestra red de contactos.

En definitiva, estos tiempos pueden representar una oportunidad para ampliar horizontes laborales, actuales o futuros.


Conclusión

Creo que las crisis nos pueden llevar a plantearnos muchas cosas. En primer lugar cuáles son importantes, las prioridades.

Invertir está bien, pero es en momentos como estos cuando nos damos cuenta de lo importante que es ahorrar. Así, llevar una vida lo más sencilla y frugal posible nos puede ayudar a sobrellevar mejor los momentos duros.

Quizás sea un momento idóneo para apreciar mejor algunos aspectos de la vida que, a veces, pasan desapercibidos.

También valorar nuestro trabajo e intentar mejorarlo cada día aprendiendo cosas nuevas puede resultar nuestra mejor inversión.

Puede que ahora vengan tiempo más difíciles pero los buenos tiempos llegarán. Más tarde o más temprano así será.

¡Hasta pronto!

IN


Imagen destacada: Image by Gerd Altmann via Pixabay