Cómo Alcanzar la Libertad Financiera en 7 Pasos

Por Inversor Novel

“La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres
dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra
la tierra ni el mar encubre”

Segunda parte del ingenioso caballero don Quijote de la Mancha (1615), Miguel de Cervantes.



¡Hola Inversores!

Hoy me gustaría hablaros de un concepto del que se habla mucho en los últimos años. Se trata de la libertad financiera, también conocida como independencia financiera.

La libertad financiera consiste en alcanzar un patrimonio suficiente como para no tener que depender de un salario. Éste es el objetivo que persigue el movimento FIRE (Financial Independence Retire Early). Es decir, traducido al castellano sería Independencia Financiera –Retirarse Pronto.

Todo ello antes de los 40 y si es posible incluso antes de los 30. Puede parecer una auténtica locura pero lo cierto es que cada vez hay más adeptos a este movimiento como se muestra en la red a través de blogs, vídeos de Youtube y redes sociales. Aunque el fenómeno tiene origen en Estados Unidos lo cierto es que en Europa y concretamente en España cada vez son más los seguidores de este movimiento.

Pero, ¿cómo se puede conseguir la libertad financiera? Lo primero que tenemos que decir es que no es nada sencillo como vamos a ver a continuación. Sin embargo, los pasos o fases que vamos a ver son muy necesarios para sanear nuestras finanzas personales aunque nunca logremos alcanzar la libertad financiera.

En cualquier caso, para conseguir alcanzar la libertad financiera se necesita trazar un plan lo más efectivo y realista posible.

A continuación voy a describir los 7 pasos que son clave para conseguirlo.




Crear un fondo de emergencia

Un fondo de emergencia es en realidad un colchón financiero. Este será un fondo que se usará solamente en casos de necesidad, por ejemplo si se rompe la lavadora, un arreglo del coche urgente o algún asunto de salud.

En ningún caso se utiliza para aquello que no sea necesario y urgente.
Aunque es el primer paso para obtener la libertad financiera, creando este fondo nos vamos a empezar a sentir un poco más libres. Así, en lugar de pedir dinero prestado o endeudarnos, lo que puede acarrear unos intereses muy altos, podremos hacer frente a gastos inesperados o necesidades urgentes.


Apuntar gastos

Junto con el fondo de emergencia es lo primero que se debe aplicar en el proceso.

Apuntar gastos consiste en conocer perfectamente en qué se nos va el dinero. Solamente conociendo esta cantidad, por ejemplo al mes, podemos tener una idea de lo que necesitaremos ahorrar para ser libres financieramente y con lo que tendremos que contar en el futuro para no depender del sueldo de un trabajo.

Existen diferentes aplicaciones para móvil que pueden servir para este propósito, por ejemplo Hello Expense para Android.

Sin embargo, lo importante no es donde lo apuntemos. Lo importante de verdad es hacerlo y que al final se termine convirtiendo en un hábito del día a día.

Es sorprendente cómo el hecho de apuntar gastos nos puede ayudar a ahorrar poco a poco y sin apenas darnos cuenta.


Eliminar deudas (y no adquirir nuevas)

Si hemos contraído cualquier tipo de deuda, por ejemplo una hipoteca o un préstamo personal, entonces una de las primeras cosas que debemos hacer será deshacernos lo antes posible de ellas.

Pedir un préstamo significa que tarde o temprano tenemos que devolver el dinero que nos han prestado junto con los intereses correspondientes. Estos intereses además pueden llegar a ser muy altos.

Y casi tan importante o más que eliminar las deudas será no adquirir nuevas.

Si no tenemos dinero para comprar algo que no sea necesario entonces lo mejor será no comprarlo. De esta manera evitaremos pedir un crédito de un dinero que no tenemos.

Además, en el caso de tener que comprar algún producto o pagar por algún servicio que necesitamos de verdad entonces contaremos con nuestro fondo de emergencia.


Ahorrar todo lo posible

Si no hay manera de ganar más en nuestro trabajo, la otra opción para aumentar el patrimonio es ahorrando.

Podemos decir que ganar equivale al ataque y ahorrar equivale a la defensa, poniendo un símil futbolístico. Y por tanto si no podemos atacar mejor, entonces tenemos que intentar convertirnos en unos defensas muy buenos.

Normalmente nos aconsejan ahorrar como mínimo entre un 10% y un 20% de nuestro salario. Sin embargo, los seguidores de este movimiento pueden llegar a ahorrar más de un 50%.

Pero entonces, ¿son humanos…?

La respuesta es afirmativa, lo que ocurre es que tienen una gran disciplina y una gran motivación por alcanzar la libertad financiera.

Para conseguir ahorrar tanto hay un factor muy común dentro del movimiento FIRE. Este factor es el de llevar una vida frugal, es decir gastar lo mínimo e imprescindible.

Para llevar una forma de vida lo más sencilla posible, no puede haber espacio para ningún lujo. Se sigue en algunos casos también el minimalismo.
Y es que los seguidores del FIRE saben que solamente a través de un ahorro disciplinado y continuo se puede llegar a la ansiada libertad financiera.





Sin embargo si adquirimos suficiente educación financiera sabemos que solamente ahorrando puede ser muy difícil llegar a la libertad financiera. De hecho nuestro dinero estará perdiendo poder adquisitivo año tras año debido a la inflación.
¿Entonces qué podemos hacer?

Existen varias herramientas para intentar acelerar el proceso al máximo. Quizás las herramientas más efectivas sean las que implican algún tipo de inversión a largo plazo. Es lo que vamos a ver a continuación.


Invertir los ahorros

Después de construir un fondo de emergencia, apuntar los gastos, eliminar deudas y ahorrar al máximo, los buscadores del tesoro de la independencia financiera se dedican a invertir.

En un post anterior ya vimos la importancia que tiene comenzar a invertir lo antes posible. Y es que para alcanzar la libertad financiera es importante no dejar las cosas para más tarde ya que el interés compuesto tendrá más efecto a largo plazo.

Aquí conviene recalcar que en el apartado de inversión se excluye la especulación y las inversiones de alto riesgo que pueden llevar a perder mucho o todo el dinero. Ejemplos de esto son el trading, bitcoin, forex…
Ya dentro del mundo de la inversión hay gustos para todos. Según la tolerancia al riesgo de cada uno a grandes rasgos podemos encontrar los siguientes grupos principales.

a) Inversores en bolsa: aquí se pueden incluir tanto los que invierten en acciones individuales como los que invierten en fondos de inversión. En el caso de los fondos se suelen preferir los fondos indexados o ETFs de bajo coste. En cualquier caso este tipo de inversiones se suelen realizar a largo plazo.

Si te interesa, puedes acceder a la inversión indexada con comisiones radicalmente bajas de Indexa Capital en la app de Bnext a través de este enlace.



b) Inversores en inmuebles: En este caso más que comprar para volver a vender se trata de comprar para alquilar y obtener una renta mensual. Se trataría de alquilar apartamentos, garajes, trasteros, etc.

c) Inversiones alternativas: como la financiación colectiva a través del crowdfunding y el crowdlending.

En todas estas inversiones se trata de obtener la mayor rentabilidad posible y una no excluye a la otra. También es importante tener en cuenta que todas ellas, para obtener una rentabilidad, entrañarán algún riesgo.

Quizás lo mejor puede ser repartir la inversión entre todas las categorías anteriores para aumentar la diversificación y con ello disminuir el riesgo de la inversión.


Buscar una segunda fuente de ingresos

Todo lo anterior está muy bien pero cuando el salario no es suficiente para alcanzar la meta propuesta entonces lo mejor es encontrar un acelerador del proceso.

Este acelerador puede ser un trabajo adicional o complementario que no tome demasiado tiempo y que genere unos ingresos extras. En el mundo anglosajón a estos trabajos se les conoce como side-hustle.

Algunos de estos trabajos adicionales que podemos encontrar son los siguientes: dar clases particulares, organización de eventos, sacar a pasear mascotas, diseño gráfico, trabajos de jardinería, traducción, personal shopper, vender cosas en Wallapop, publicar un libro, entrenador personal, monetizar un canal de Youtube, etc.

Los ingresos que se generan no serán demasiado altos (o sí) pero pueden ayudar a dar un empujón a las finanzas personales. Además siempre puede ser el punto de partida para algo más grande como crear tu propia empresa o un activo del que tirar por si algo se tuerce.


Vivir en un sitio más barato

Es posible que una de las maneras más extravagantes (y efectivas) de conseguir alcanzar la libertad financiera sea trasladarse a vivir a un sitio donde todo sea más barato.

De esta manera se puede conseguir que nuestro patrimonio tenga mayor poder adquisitivo. Si compramos cualquier producto o contratamos un servicio a menor precio de lo que nos cuesta donde vivimos actualmente, entonces el cambio nos permitirá ahorrar mucho más.

Por supuesto que no solamente se puede hacer esto dentro de un mismo país. Los seguidores más entusiastas del movimiento FIRE deciden buscar lugares para vivir por todo el mundo donde su dinero valga más.

A pesar de todas las implicaciones que conlleva trasladarse a vivir a otro sitio, de esta manera pueden conseguir la libertad financiera mucho más rápido.


Algunas piedras en el camino hacia la libertad financiera

La idea de alcanzar la libertad financiera nos puede parecer una utopía. Y es que existen varios inconvenientes que pueden impedirnos alcanzarla pronto. Algunas de ellas pueden ser las siguientes:


Necesidad de un elevado salario

Para llegar lo antes posible a la libertad financiera se necesita además de suerte y conocimiento de las inversiones, un elevado salario. Esto permitirá que nos cueste menos conseguir la libertad financiera.

Algunos de los que lo han conseguido antes de los 40 o de los 30 contaban con un salario muy por encima de la media. De esta manera está claro que es mucho más fácil conseguir ahorrar la mitad del salario o más.

Sin embargo, también es cierto que con elevados ingresos muchas veces no es tan fácil ahorrar. Cuanto más se gana se produce un efecto muy curioso en el nivel de vida.

Se tiende a consumir mucho más, un efecto conocido como inflación del estilo de vida. Esto consiste en que a mayor salario, mayores gastos y deudas. Así una buena parte de los ingresos se esfuman en forma de ropa cara, viajes exóticos, coches de marca muy caros, vivienda de lujo, etc.

De cualquier manera estamos de acuerdo en que un salario mayor facilita mucho acumular más patrimonio en menos tiempo.

Eso sí, aunque tardemos más, se puede intentar.


Incertidumbres a largo plazo

Otro problema es el hecho de que es un plan a largo plazo. Y siempre existen numerosas incertidumbres no solamente personales sino de carácter económico.

Las incertidumbres que podemos encontrar en el camino pueden ser muy diversas, desde crisis económicas profundas hasta problemas de salud.

Estas incertidumbres pueden influir en que no alcancemos esta independencia financiera o que una vez alcanzada pueda interrumpirse de repente.

Esto podría revertir el proceso y colocarnos en una situación financiera muy comprometida que nos obligara a encontrar un nuevo empleo aunque no nos guste. Aquí entra en juego la importancia de construir un fondo de emergencias sólido.

También, por esta razón hay muchos partidarios del movimiento FIRE que prefieren continuar trabajando activamente aunque puedan retirarse pronto.


Llevar el ahorro al extremo

Esto sería llegar a convertirse en alguien que no gasta ni siquiera en lo necesario para vivir.

Como decía el científico español Santiago Ramón y Cajal “El ahorro excesivo declina rápidamente hacia la tacañería, cayendo en la exageración de reputar superfluo hasta lo necesario”.


Equivocarnos al invertir

Empezar a invertir en algo que no comprendemos bien es un riesgo que puede llevarnos incluso a perder todo nuestro patrimonio.

Nunca debemos fiarnos de aquellas inversiones que nos venden rentabilidades demasiado elevadas y en poco tiempo, siempre implicarán un elevado riesgo.


Falta de educación financiera

Sin una buena formación en el ahorro y la inversión será muy difícil que consigamos la libertad financiera. Será además más fácil caer en algunos de los errores que hemos señalado.


Conclusión

Como ves no es sencillo llegar a jubilarse antes de los 40, pero no es imposible. Hay gente que lo ha conseguido y otra que está a punto de hacerlo.

El hecho de conseguir la libertad financiera no consiste en echarse en un sofá a ver la tele todo el día o jugar a la consola.

Lo que nos aporta es una libertad que de otra manera no se tendría para hacer lo que a uno le gustaría y no tiene tiempo. Por ejemplo, dedicarse a las aficiones que uno quiera como viajar, estar más tiempo con la familia, ayudar a los demás, viajar, leer, practicar deportes, etc.

Durante este tiempo la práctica de un hobby puede llegar a ser una fuente de ingresos. Esto nos puede ayudar a mejorar el colchón que se tiene una vez alcanzada la libertad financiera.

Otros también prefieren dedicarse a trabajos parciales para conseguir lo mismo pero sin tener que preocuparse por el dinero ya que no sería necesario para vivir.

Como ves, en realidad los métodos que se aplican para llegar a la libertad financiera pueden ser muy variados. En realidad no son algo nuevo. Ahora quizá se utilizan de una manera más sistemática y práctica y, desde luego, con mayor educación financiera.

En cualquier caso sin tener que llegar al extremo de jubilarnos antes de tiempo, quizá lo importante sea implicarnos en nuestras finanzas personales activamente.

De esta manera quizá nunca alcancemos la libertad financiera antes de los 40, los 50 o los 70 pero posiblemente comencemos a construir la base para un futuro económico más próspero para nosotros y nuestra familia.

Bueno, espero que te haya gustado este artículo o al menos te haga pensar y avanzar un poco más en tus finanzas personales. Si es así no olvides compartirlo en tus redes sociales y suscribirte al blog para recibir los últimos artículos.

Un abrazo,

IN

PD. Si te interesa el tema de cómo alcanzar la libertad financiera te recomiendo la lectura de un libro que he leído hace poco, “Tu dinero hoy y mañana: la fórmula para alcanzar tu libertad financiera y vivir mejor” (Editorial CONECTA).

En sus páginas trata este tema en más profundidad, exponiendo la necesidad de implicarnos más en nuestras finanzas personales. También recalca la importancia de invertir a largo plazo. Si te interesa puedes comprarlo o ver su precio aquí.

Imagen destacada: pixabay.com