Bitcoin: qué es, características y cómo conseguir bitcoins

Por Inversor Novel



En este artículo veremos en qué consiste esta criptomoneda, sus características más importantes, cómo conseguir bitcoins así como sus ventajas y desventajas.

¡Vamos allá!





Qué es el bitcoin

El bitcoin (código: BTC, XBT) es una criptomoneda que nació en el año 2009.

Su origen se remonta a un artículo del año 2008 de un autor (o grupo de autores) de identidad desconocida con el pseudónimo de Satoshi Nakamoto.

Al contrario que otras monedas como el euro o el dólar no está emitido ni respaldado por ningún banco central o institución financiera.

Los defensores del bitcoin ven esta descentralización como una de las grandes ventajas del bitcoin ya que no depende de ninguna política monetaria de ningún país.

Aunque en muchos sitios se refiere al bitcoin como el “oro digital” eso no quiere decir que esté respaldado tampoco por el oro ni por ningún otro metal.


Características del bitcoin

👉 Descentralizado

El bitcoin se basa en la tecnología blockchain o cadenas de bloques.

Con esta tecnología, las transacciones se realizan mediante transferencia de bloques.

Esta transferencia de bloques se asigna a un nodo y todos los nodos de la red de bitcoin (hay miles en el mundo) confirman la transferencia de cada uno de ellos.

Este proceso es por tanto descentralizado y no depende de ninguna empresa, país o institución.

👉 Transacciones inmutables y sin intermediarios

Cuando se produce dicha transferencia de bloques ya no se puede volver atrás, es inmutable.

Esto le confiere varias ventajas.

Por un lado, se evita el doble pago que se podría producir en una transacción.

Por otro, el hecho de que no hay ningún intermediario que tenga que dar su visto bueno o respaldo a dicha transacción.

Van a ser todos los nodos de la red los que dan su visto bueno y la operación, manteniendo el anonimato, queda realizada.

👉 Muy volátil

Se trata de una moneda que cambia mucho de precio en muy poco tiempo y así se pueden dar oscilaciones muy elevada del 20% en un solo día.

Esto se puede considerar como una ventaja para algunos ya que permite especular con esta criptomoneda.

Sin embargo, puede ser un inconveniente también a la hora de invertir o adquirir propiedades como inmuebles.

Esto se debe a que la elevada volatilidad del bitcoin hace que sea muy díficil fijar un precio exacto con esta criptomoneda.

👉 Escaso

Desde el inicio los bitcoins se emiten cada 10 minutos. Al principio la cantidad que se emitieron fueron de solamente 50.

Sin embargo, el protocolo establece que su ritmo de producción se va reduciendo hasta llegar a una cantidad máxima de 21 millones de bitcoins.

Esto hace que el número de bitcoins sea finito y se calcula que aproximadamente para el año 2140 se producirá el último bitcoin.

Esta idea de escasez es la que ha conferido un gran valor al bitcoin.

Esto no sería así si su número fuera ilimitado o mayor al que está programado en su protocolo.


Otros tipos de criptomonedas

Al resto de criptomonedas se les denomina altcoins.

Cada una de ellas tiene sus peculiaridades y diferencias en sus protocolos o “políticas monetarias” de emisión.

Así, algunas se producen de una manera ilimitada, otras utilizan protocolos de transferencia más rápidos que el bitcoin como Litecoin o llevan a aparejadas la creación de aplicaciones digitales como es el caso de Ethereum o bien utilizan mayor anonimato.

Lo importante es que todas ellas utilizan la tecnología blockchain.


Ethereum (Eth)

Permite la generación de aplicaciones digitales en sus nodos facilitando la creación de contratos inteligentes (smart contracts) así como la utilización en diferentes ámbitos financieros como son los ICOs (Initial Coin Offering).

Ethereum




Litecoin (LTC)

Se trata de una criptomoneda más ligera que el bitcoin en cuanto a velocidad en las transacciones.


Bitcoin Cash (BCH)

Fue una bifurcación del protocolo del bitcoin cuyo objetivo era facilitar pagos en transferencias.


Ripple (XRP)

Sus nodos no están descentralizados suprimiendo la minería.

Sus nodos y transferencias están controlados por corporaciones, se trata de la criptomoneda de los bancos.


Monero (XMR)

Es una criptomoneda con un nivel elevado de privacidad.


Cardano (ADA)

Una criptomoneda de tercera generación utilizada también en los smart contracts.



Ventajas de invertir en bitcoins



Invertir en bitcoins tiene en mi opinión una serie de ventajas y desventajas.

Podemo enumerar las siguientes ventajas:

Volatilidad

La volatilidad permite encontrar oportunidades .

Hay oscilaciones a veces muy grandes en el precio del bitcoin.

Esto permite encontrar oportunidades de obtener rentabilidades muy elevadas a la hora de especular.

Cotización del bitcoin
Cotización del bitcoin 2020-2021



Diversificación

Invertir en bitcoin o en otra criptomoneda puede ser interesante a la hora de aumentar la diversificación de nuestra cartera en un activo que puede mostrarse descorrelacionado con otros.

Descentralizado

Para muchos esto representa una ventaja ya que no depende de ninguna política monetaria de una institución.

Se considera como un activo alternativo a monedas como el euro o dolar y un activo refugio alternativo al oro.

Escaso

Sin duda, creo que esta característica es clave ya que hace que el bitcoin, a diferencia de otras criptomonedas como ethereum, adquiera un gran atractivo, más allá de su potencial tecnológico.


Desventajas de invertir en bitcoin



Sin embargo, el bitcoin también entraña una serie de desventajas importantes a la hora de invertir.

Alta volatilidad

El precio del bitcoin conlleva una elevada volatilidad.

Aunque esto puede considerarse como una ventaja para muchos creo que invertir en bitcoins implica un elevado riesgo de perder el dinero destinado a la inversión.

Esto se debe a que su precio oscila mucho en el tiempo.

Falta de respaldo

Por otro lado debemos saber que nuestra inversión tampoco está respaldada por ninguna autoridad o institución monetaria.

Somos nosotros los que nos hacemos responsables de la inversión.

Si perdemos nuestro dinero en alguna plataforma no hay ninguna autoridad detrás que nos apoye.



Poca flexibilidad

Aunque cada vez hay más lugares en internet donde se pueden conseguir bitcoins, dependemos de los exchanges para realizar compras y ventas.

Esto hace que sea incómodo intercambiarlo de manera directa por otros activos (acciones, participaciones en fondos u oro físico).

Falta de patrón histórico

El bitcoin lleva poco más de diez años funcionando y por ello no tienen un patrón histórico como pueden ser los índices bursátiles americanos o el oro.

Esto complica mucho las proyecciones que podemos hacer acerca de su posible evolución en el futuro.


Factores que han influido en la mala fama del bitcoin

Desde su aparición esta criptomoneda ha estado asociada a diferentes factores negativos como son los siguientes:

⚠️ Alto coste energético

Minar bitcoins y sus transacciones conlleva un elevado gasto energético.

No obstante, parece que este gasto no sería muy superior al que se produce en otros movimientos como transferencias bancarias por ejemplo.

⚠️ Peligro de hackeo

Desde la aparición del bitcoin se han dado algunos robos de bitcoins en diferentes exchanges.

Parece que estos hackeos tienen lugar como consecuencia de las vulnerabilidades de los exchanges y no del bitcoin en sí.

⚠️ Actividades ilícitas

El anonimato que caracteriza a las criptomonedas hizo que al principio fuera común su uso en actividades ilegales.

Por esta razón, los exchanges suelen pedir información de todo aquel que quiere comprar bitcoins.

⚠️ Supercomputación

Algunos piensan que la computación cuántica podría descifrar los mensajes criptográficos del bitcoin.

Esto conllevaría su pérdida de valor ya que ya no sería una criptomoneda segura.

No obstante, todavía esta tecnología no está muy desarrollada.

⚠️ Nuevas criptomonedas

Al igual que ha ocurrido con las empresas tecnológicas, en el caso del bitcoin o ethereum por citar las más célebres no sabemos si serán las que triunfen en el futuro.

Así, presentan algunos problemas como su escalabilidad, problemas de intercambio entre ellas, excesiva volatilidad y escaso empleo en transacciones comerciales.

Por todo ello, no podemos descartar que al igual que ocurrió con Netscape en Internet, estas monedas puedan terminar siendo desbancadas por otras más versátiles y que terminen acumulando más valor en el futuro.

También podría ser que estas monedas históricas acaben siendo como los Microsoft o Apple de las tecnología y continúen acumulando valor en el futuro. No lo podemos saber.


Cómo conseguir bitcoins

Los bitcoins se pueden conseguir de tres maneras diferentes:

👉 Minería

Los nodos trabajan las 24 horas del día, los siete días a la semana transfiriendo bloques en la red.

Los encargados de efectuar estas transferencias de bloques reciben bitcoins o fracciones del mismo llamados satoshis (cada uno equivale a una cienmillonésima parte de un bitcoin) como compesación a su trabajo.

Esto tiene como resultado la obtención de bitcoins.

A este proceso de obtención de bitcoins se le denomina “minería” como analogía a la obtención del oro. Durante este proceso se deben resolver diferentes problemas criptográficos de alto nivel.

Sin embargo, la obtención de este oro digital no es gratuita.

Aunque los programas y el código son abiertos, el proceso requiere un sofisticado equipamiento y un considerable gasto eléctrico ya que los sistemas informáticos están operativos todo el tiempo.

En este video puedes ver las instalaciones que se utilizan en la actualidad para conseguir bitcoins.




👉 Venta de productos o servicios

Otra manera de conseguir bitcoins pero mucho más limitada todavía es como moneda.

Sin embargo, cada vez hay más servicios y empresas muy importantes que admiten esta criptomoneda a nivel global como son Microsoft, Overstock, Expedia, PayPal y Tesla.

👉 Compra de Bitcoins

La manera más habitual de conseguir bitcoins es comprándolos en sitios de Internet llamados exchanges.

En estos sitios se requiere presentar documentación que acredite nuestra identidad.

Esto es así para evitar actividades ilegales como el blanqueo de dinero.

Una vez que hemos comprado los bitcoins, generalmente estos se pueden almacenar en los propios exchanges.

Sin embargo, según los expertos la forma más segura es de manera offline a través de monederos físicos o hardware que son como unos USB. 

De esa manera evitamos virus y ataques de hackers a la plataforma.


Conclusión

El Bitcoin y el Blockchain parecen ser en muchos aspectos el futuro de todo lo digital y quizás estamos ante una revolución comparable a la aparición y difusión de internet de los años noventa del siglo XX.  

Por esta razón considero el tema muy atractivo y digno de seguirse.

Sin embargo, el hecho de invertir en una criptomoneda creo que es algo diferente. En mi opinión se trata de algo que conlleva un elevado riesgo.

No obstante, creo que se podría considerar para aumentar la diversificación de la cartera.

Eso sí, siempre en cantidades muy pequeñas y que no nos importe perder.

Por otro lado, no deberíamos olvidar que si invertimos en fondos indexados buena parte de ellos invierten en empresas que de alguna manera usan o tienen relación con el Bitcoin u otras criptomonedas como pueden ser Microsoft, Pay-Pal etc.

De esta manera,  si le va bien a la criptoeconomía, estas empresas al utilizar esta tecnología también se beneficiarán y nosotros indirectamente.

Si quieres profundizar y aprender más sobre este apasionante tema te recomiendo la lectura del libro Todo lo que querías saber sobre bitcoin, criptomonedas y blockchain y no te atrevías a preguntar de Carlos Domingo (Ed. Martínez Roca).

Hasta pronto,

IN

Imagen de portada: de MichaelWuensch en Pixabay