8 Mentiras sobre Invertir en Bolsa

Por Inversor Novel



¡Hola Inversores!

A lo largo de nuestra vida hemos oído un montón de tópicos acerca del mundo de las finanzas y la inversión.

De hecho a veces podemos observar una percepción muy negativa de este mundo arraigada en la sociedad, incluso entre amigos y familiares.

Eso sí, también es cierto que una buena parte de los mensajes acerca de la bolsa y las inversiones vienen sobretodo de películas, noticias en informativos, revistas, etc.

No obstante, si no realizamos un análisis crítico previo podemos llegar a creernos muchos tópicos asociados con la inversión en el mercado de valores que sencillamente no son verdad.

Lo peor de estas mentiras es que nos pueden frenar en nuestro plan de alcanzar una cierta seguridad para nuestro patrimonio en el futuro.

Eso sí, antes de comenzar me gustaría recalcar que como en los demás artículos del blog, aquí no se contempla ninguna forma de especulación como el trading.

En el trading lo que se hace es operar en bolsa comprando y vendiendo acciones en un periodo de tiempo muy corto con el objetivo de obtener el mayor beneficio posible. El trading es justo lo opuesto a la inversión en bolsa a largo plazo. Sin embargo, la mayor parte de la gente que hace trading termina perdiendo dinero y por ello se puede considerar una actividad con mucho riesgo.

De esta manera todas las mentiras y tópicos que voy a describir a continuación se refieren solamente a la inversión que me gusta personalmente: acciones a largo plazo (en inglés conocido como Buy&Hold) o en fondos de inversión de renta variable, también a largo plazo, particularmente fondos indexados de gestión pasiva.




Para invertir necesito mucho dinero

Esta es una opinión muy extendida en la sociedad y que resulta muy fácil terminar creyendo. Sin embargo, déjame que te diga que nada más alejado de la realidad.

Si indagas un poco, verás cómo en la mayoría de plataformas de inversión puedes empezar a invertir con muy poco dinero e incluso desde solamente un euro.

Creo que para empezar no hay que ser ningún millonario. De hecho lo que ocurre es justamente lo contrario.

Son los millonarios o buena parte de estos los que han generado su patrimonio poco a poco y partiendo en muchos casos de casi nada.

Con el paso del tiempo y como hemos visto en una entrada anterior, la magia del interés compuesto se notará cada vez más en nuestra inversión. Como una bola de nieve se irá haciendo cada vez más grande. Sin embargo, esto no sucede de la noche a la mañana.


Invertir tiene mucho riesgo, seguro que pierdo todo mi dinero

Esto es otra mentira muy extendida y que hemos oído cientos de veces.
Perderás todo tu dinero si no tienes educación financiera y vas a lo loco invirtiendo en productos que no conoces y que prometen una rentabilidad fuera de la realidad.

A través de una buena educación financiera sabemos que para minimizar el riesgo de la inversión debemos diversificar. Por ejemplo, como ya vimos la primera ventaja de invertir en fondos indexados es precisamente su diversificación. Esta característica hace que el riesgo de que algunas empresas vayan mal o incluso puedan desaparecer apenas lo notemos.

Otra cosa es si invertimos en esas empresas directamente a través de acciones. Entonces, en un caso extremo, donde la empresa desapareciera, sí que podríamos llegar a perder todo nuestro dinero.

Tenemos también que ser conscientes de que si invertimos a largo plazo a lo largo de los años y lustros tendremos tanto buenos momentos como malos.

Por ello, ya que la bolsa siempre puede caer con fuerza en determinados momentos, cuando invertimos en renta variable debemos destinar solamente una parte de nuestro patrimonio que no vamos a necesitar a corto plazo y siempre tener un fondo de emergencia que nos sirva de colchón financiero.


Invertir es como la ruleta rusa

Como en la mentira anterior, será una ruleta rusa si en lugar de invertir, especulas, de manera que en lugar de hacerlo a largo plazo, juegas con ganar mucho dinero a corto plazo intentando anticiparte a los movimientos del mercado.

Es cierto que hay gente que se dedica a especular con fondos de inversión y se dedican a comprar y vender todo el rato participaciones de sus fondos según como ven la bolsa a cada momento. A esto se le conoce como market timing y, al final, termina siendo un juego de perdedores.

Aunque puede parecer que hay profesionales que consiguen muy buenos resultados, para un inversor particular esto al final puede resultar una ruleta rusa. Además, a veces olvidamos que esto requiere de más tiempo y dedicación que una inversión sosegada destinada al largo plazo.

Si inviertes con cabeza, a largo plazo, diversificando tanto en el tiempo como en los activos y mantienes el rumbo, será más probable que tengas buenos resultados.


Invertir es demasiado complicado

Puede que hace muchos años invertir fuera un poco complicado y necesitara más papeleo. Actualmente a través de internet podemos hacerlo sin dificultad y casi en tiempo real con el ordenador e incluso a través de aplicaciones del teléfono móvil.

Además, cada vez hay en el mercado más empresas fintech que cuentan con gestores automatizados o robo-advisors. Estos sistemas son muy cómodos para invertir y partes siempre del perfil de riesgo que tengas como inversor.

De esta manera proporcionan asesoramiento financiero y realizan la gestión de la cartera en línea a través de la web y de una manera totalmente automatizada. En España existe ya un puñado de empresas que son capaces de realizar estos servicios.


Invertir requiere demasiado tiempo

Este es otro tópico muy extendido sobre la inversión que nos puede impedir ponernos en marcha. Es cierto que existen inversiones que requieren dedicarles una gran cantidad de tiempo. Un ejemplo claro de esto es la inversión en acciones de empresas individuales. Además de una gran cantidad de conocimiento también será necesario dedicar gran parte del tiempo a su estudio.

No obstante la inversión en fondos de inversión como por ejemplo fondos indexados a largo plazo apenas requiere más de veinte minutos a la semana. En este caso no es necesario un estudio demasiado sesudo de la inversión.

Eso sí, primero hay que informarse bien y realizar las comparaciones entre fondos oportunas. Para ello te recomiendo la página de Morningstar donde puedes encontrar una gran cantidad de información sobre fondos de inversión y ETFs.


Para invertir hay que ser un experto en finanzas

Esto también es falso. Es cierto que, por desgracia, en la escuela o en nuestro círculo más cercano no nos han enseñado educación financiera pero eso no quiere decir que haya que estudiar una carrera para iniciarse como inversor.

Puede requerir algo de tiempo pero es muy importante adquirir una buena formación y educación financiera que con seguridad rentabilizarás. En este caso sí que es recomendable dedicar unas horas a leer buenos libros relacionados con la inversión.

Así vamos a conocer de primera mano las oportunidades y la gran diversidad de maneras de invertir que existen.

En este blog te invito a que eches un vistazo a la sección de libros donde puedes encontrar reseñas de algunos muy interesantes para aprender a invertir.


Siendo un inversor conservador no perderé dinero

Al principio de mi andadura como inversor yo también pensaba así. Es muy tentado pensar que el dinero en la cuenta corriente o en un depósito está muy seguro. Sin embargo hoy en día con los tipos tan bajos que ofrecen los bancos esto no es así.

Invirtiendo en un producto conservador, por ejemplo en un fondo tradicional de renta fija que como mucho alcance un 1 % de rentabilidad anual, lo más probable es que se pierda dinero.

Esto se debe principalmente a dos factores, la inflación y los costes que arañan de una manera muy importante rentabilidad a un producto de inversión.

Si la inflación está en un 2% que es la media histórica y los costes se sitúan en otro 2%, de media estarás perdiendo un 3%. Si el fondo baja de ese 1% entonces perderás todavía más.

Esta pérdida de poder adquisitivo no se notará de un mes a otro, ni siquiera de un año a otro. Se notará a largo plazo, es decir a partir de cinco o diez años.


Conozco mejor que nadie la bolsa de valores

Puede que cuando vayas cogiendo confianza como inversor a veces sientas que tienes una bola de cristal y conoces muy bien cómo se comportará la bolsa en el futuro.

Sin embargo, te diría que eso es casi imposible y más si estamos hablando de decenas de empresas, factores de diferente índole, comportamientos impredecibles e incluso fallos técnicos…. Como decía el inversor John C. Bogle “nadie sabe más que el mercado”.

Esto también es cierto cuando invertimos en fondos de inversión de renta variable. En este caso, lo único cierto es que no sabemos lo que va a ocurrir con la bolsa en el futuro.

Los gurús y expertos bursátiles se equivocan tanto en sus pronósticos que en mi opinión lo mejor es no escucharlos. Muchas veces para justificar sus predicciones se basen incluso en artículos científicos… y vuelven a fallar. La realidad los devuelve enseguida a su sitio.

Por esta razón como vimos antes lo mejor es evitar invertir a corto plazo según lo que haga la bolsa. Si nuestro plan es a largo plazo, en realidad nos debería dar igual.


Conclusión

Al comenzar a invertir, lo primero que podemos hacer es tomar una posición crítica acerca de estos prejuicios sobre la inversión en renta variable.

Creo que es importante reconocer que lo que hacen es frenar nuestro plan financiero. Puede que con el tiempo nos lleguemos a arrepentir de no haber empezado antes a invertir. Y es que el tiempo para invertir es un factor muy importante como vimos en un artículo anterior.

Gracias al poder del interés compuesto nuestro patrimonio se va acumulando con mayor rapidez según pasan los años.

Para adquirir más cultura financiera lo mejor es leer algún libro sobre estos temas de buenos autores, acudir a seminarios, etc. y en definitiva formarse lo mejor posible sobre estos temas. Todo antes que dejarse llevar por las noticias o comentarios que muchas veces carecen de fundamento.

Tampoco es mala idea dejarse ayudar en esta materia por un buen asesor financiero de confianza que nos pueda dar alguna idea o evaluar nuestras necesidades financieras.

En definitiva, todos estos prejuicios que existen en la sociedad, hacen que sigamos siendo unos ignorantes financieros. No dejes que estos tópicos sobre la bolsa terminen por arruinar tu futuro financiero.

Espero que este artículo te haya servido para ponerte en marcha y que no solamente te haga pensar sino, lo más importante, actuar.

Si te ha gustado no dejes de compartirlo en las redes sociales y si no lo has hecho todavía…¡no olvides suscribirte!

Un abrazo

IN

Este artículo aparece en el libro “EL PEQUEÑO LIBRO DEL INVERSOR NOVEL: Empezando a invertir con sentido común”. Si deseas tener este libro en formato Kindle para leerlo más cómodamente, puedes adquirirlo en este enlace.

Imagen destacada: pixabay.com